En este blog estamos de luto. Mi buen amigo Chubi me dio la noticia el lunes a pocas horas de que la soltarán los medios. “Se murió Harvey Pekar”, decía su escueto correo electrónico. Así de duro, sobrio y triste fue su mensaje. Bueno, podemos decir que le hacía honor al trabajo que realizó durante años el genial guionista y protagonista de los cómics del título “American Splendor”.

Como muchos, conocí a Harvey Pekar gracias al biopic de “American Splendor” que realizaron en el 2003 Shari Springer Berman y Robert Pulcini. En dicha cinta, que ganó el Premio del Jurado del festival de Sundance, Paul Giammatti interpretó al renegón, depresivo y obsesivo archivador que decidió transformar su monótona vida en un cómic. Pero el resultado no fue cualquier cómic, sino una obra revolucionaria que influyó a buena parte de la cultura popular estadounidense.

¿Cuál fue el secreto de “American Splendor”? Sacarle la vuelta a todo lo que vendían las grandes compañías de cómics estadounidenses en la década del setenta. Pekar no era un hombre con poderes extraordinarios, disfrazado con capucha o capa, ni recibía el constante aplauso y admiración de la sociedad. Todo lo contrario, era un hombre de carne y hueso, con una vida aburrida y un trabajo mal remunerado. Pero lo que sí tenía era las ganas y la creatividad para contar su historia.

Pero Harvey tenía un problema: no sabía dibujar. Fue el aporte del dibujante Robert Crumb, que durante mucho tiempo incentivó al archivador, el que permitió que a finales de los sesenta las vicisitudes de Pekar llegarán a blanco y negro. ¿Qué podíamos encontrar en esas primeras ediciones? Los conflictos de la vida diaria de Harvey en el hospital de Ohio donde trabajaba, las conversaciones con sus amigos, sus meditaciones. En otras palabras, publicaba lo que muchos transmiten hoy en día en sus blogs. Su forma de ver el mundo.

¿Y como veía el mundo Harvey? Pues en un tono bastante negro. Sus relatos casi siempre estaban salpicados de humor negro y melancolía propias de un enfermo de depresión. Una característica que no cambió ni con la llegada de Joyce Brabner, su última esposa y el gran amor de su vida. Ella, tan depresiva como él, lo supo acompañar hasta el final de sus días en su tortuoso recorrido por la vida.

Pasaron los años y distintos dibujantes se fueron sumando al proyecto de “American Splendor”. Aparte de Crumb dibujaron a Harvey Josh Neufeld, Joe Sacco, Frank Stack, entre otros. Y las aventuras del historietista llegaron a desarrollarse más allá de Ohio. El famoso entrevistador David Letterman lo tuvo durante mucho tiempo como invitado de su programa y le dio más fama aún. A pesar de que Letterman casi siempre se burlaba de él, Harvey luego le daba la vuelta al asunto insertando su punto de vista de los encuentros en “American Splendor”.

Y el historietista logró sacar otras libros como “Nuestro año con cáncer” o “El derrotista”, que recogieron momentos dificiles como la temporada en que Pekar tuvo cáncer de próstata y recibió el apoyo de Joyce, o los primeros años de vida del talentoso narrador.

A pesar de que Pekar siempre se quejaba de lo poco que vendía y de lo poco que era apreciado, no podía estar más alejado de la realidad. En 1987 ganó el Premio Estadounidense del Libro por su primera antología de “American Splendor”. Además, la crítica literaria llegó a compararlo con Anton Chejov y Fedor Dostoievsky y en el 2003 se realizó la mencionada película en la que él llega a interpretarse a sí mismo en muchos momentos.

Como ya hemos dicho, revolucionó el mundo del cómic, tal como lo dice el teórico de la historieta Scott McCloud: “Uno de los grandes méritos de Pekar fue enseñar a los artistas del momento que los cómics podían retratar la vida interior y profunda del autor, y no solo narrar historias superficiales y fantásticas”.
Por eso, a pesar del tono gris de sus historias, “American Splendor” termina siendo un canto a la vida. Una demostración de que a pesar de que la vida no es siempre color de rosa, vale la pena vivirla. Por eso Pekar nunca morirá. !Larga vida al derrotista!

Pregunta de la semana: ¿Te gusta “American Splendor?¿Qué opinas de Harvey Pekar?

P.d.1. Se rumorea que Joyce continuará realizando las historias de “American Splendor”, ya que es considerada coautora del cómic.

p.d.2. Los interesados pueden ver el blog de Chubi