A pesar de ser uno de los personajes insignias de la DC Comics, Wonder Woman ha pasado por un sinnúmero de guionistas que no supieron darle el brío necesario a la princesa amazona. Entre los pocos que sí supieron tratarme a Diana como parte de la realeza está George Pérez, el guionista que se encargó de escribir los orígenes de la mujer más poderosa de la compañía estadounidense.


Tras las “Crisis en Tierras Infinitas” la DC decidió reescribir los orígenes de sus superhéroes y Wonder Woman no fue la excepción. Pérez, quien también escribió las “Crisis…”, fue encargado para la misión y decidió apoyarse en la mitología y en orígenes heroícos de la amazona para crear una colección que los fanáticos de la princesa Diana hasta ahora recordamos.

En estos primeros números de la nueva etapa de Wonder Woman se mantuvo la idea de que la superheroína provenía de una isla poblada solo por amazonas guerreras y que tenía una cercana relación con los dioses griegos. Sin embargo, en estos orígenes Diana no recibe sus habilidades de Afrodita sino que tras ser moldeada en arcilla por su madre Hypolita adquiere sus poderes de siete dioses del Olimpo.

Su alter ego también cambia totalmente. Diana ya no es más Diana Prince. Tras dejar Themiscira se convierte en la embajadora de su isla, por lo que no tiene que tomar una nueva identidad. Asimismo, personajes como Steve Trevor pierden su papel preponderante en la historia (ya no hay ninguna relación sentimental) y aparecen otras mujeres que la ayudan a integrarse en el mundo de los hombres.

Sus primeras aventuras serán enfrentamientos con los dioses olímpicos que quieren dominar la Tierra como Ares, Phobos y Deimos, y con monstruos como Decay que exigirán al máximo a una novel Diana. También hará su aparición sus archienemigas Cheetah y Circe, que la atacan con el objeto de obtener los poderes de la amazona.

Y es que, tal como el origen, las armas de la guerrera marcan su personalidad. Y en esta oportunidad tienen un origen mitológico. Sus famosos brazaletes fueron hechos con restos del escudo de Atena, su indestructible lazo de la verdad fue creado por Vulcano y ni siquiera Hércules puede con él. Además cuenta con una tiara que sirve como boomerang y tiene las sandalias de Hermes que le permiten volar y adquirir gran velocidad. Este último accesorio hace que el ridículo avión invisible desaparezca de la historia.

Todos estas características la hicieron practicamente una diosa, un estatus que siempre mereció la mujer más importante del universo DC. Sin embargo, lo que vino después no le rindió homenaje, aunque para sus seguidores siempre será la princesa amazona.

Pregunta de la semana: ¿Cuál de las etapas de Wonder Woman te gusta más?

Trivia: Mañana toca la pregunta para ganar una figura de la princesa amazona