The Walking Dead” ha causado desde el 2003 una revolución en el mundo del cómic. Las historias de zombies empezaron a abundar y hasta las compañías más grandes siguieron el ejemplo de Image. Primero la Marvel realizó su “Marvel Zombies” (2005-2006), una exitosa saga escrita por el propio Robert Kirkman, el creador de “The Walking…”. Luego la DC no se quedó atrás y en el 2009-2010 presentó su megaevento “The Blackest night” que volvió a la vida a decenas de superhéroes y villanos. Tomando en cuenta que las historietas han surtido de bastante material a la televisión y al cine en los últimos años parecía cuestión de tiempo la adaptación. Y así apareció en octubre de este año la serie de televisión “The Walking Dead”.

Una serie de preguntas vinieron a mi cabeza cuando se anunció la adaptación del cómic a la pantalla chica: ¿será respetada la idea de Kirkman? ¿El público soportará una historia de tanta crudeza? ¿A qué tipo de público estará dirigida? ¿La serie hará homenaje a las historias de zombies planteadas por Romero o se dejará llevar por las versiones más actuales? A estas alturas del partido, cuando ya se transmitió la corta primera temporada -solo ha contado con seis capítulos- ya todas las preguntas han sido respondidas. Y en mi balance han tenido un saldo positivo.

El 31 de octubre, día del estreno de la serie, todos los que hemos seguido el cómic nos dimos con la sorpresa de que el primer capítulo siguió casi fielmente el guion del primer número de la historieta. Pensamos: ¡qué brillante, será exactamente igual! Pero luego con el segundo las cosas empezaron a cambiar y ya para el sexto la historia tuvo vuelcos bastante grandes. Es muy probable que los mandos de la cadenas AMC hayan pensado que hacer que un niño maté a sangre fría a un mayor de edad era demasiado arriesgado para una primera temporada. Otros cambios parecen que obedecerían a otras razones tambien bien calculadas por los mandos televisivos.

Como bien lo señalaron en otros blogs, como Ciudadano Pop, la herencia de “Lost” parece encontrarse presente. Para nadie es un secreto que desde principios de este año las cadenas de televisión estadounidense están buscando a la heredera de una serie que creó una gran fanaticada en todo el mundo. Sonoro fue el fracaso de la ABC con “Flashforward” que buscó mantener la premisa de una serie de ciencia ficción con tintes de aventura en la que un sufrido protagonista encabeza un grupo multirracial. El programa lanzado por AMC es de horror y aventura, pero en los últimos capítulos ha presentado elementos de ciencia ficción y mantiene la idea de tener un cásting multirracial y un protagonista que debe poner sobre sus hombros los problemas del grupo y sus paltas personales. ¿Pero todas estas concesiones le hacen daño a la serie que hemos visto hasta el momento? Yo creo que no.

En primer lugar, la serie ha sido un éxito de audiencia, lo que ha permitido que se apruebe una nueva temporada que duplica el número de capítulos de la primera. A pesar de que algunas personas podrían señalar que la serie es lenta por momentos, ha agradado al público con su combinación de horror, aventura, drama y ciencia ficción, una fórmula que ya funcionó con “Lost”.

Y en segundo lugar, pese a las modificaciones a la historia original de Kirkman, la serie sigue manteniendo la esencia del cómic que hemos comentado en los posts anteriores, Uno se queda con la sensación de este mundo apocalíptico en el que la línea entre lo bueno y lo malo tiene que ser examinada en aras de lograr un objetivo: la supervivencia. De mantenerse esa premisa, la serie seguirá la senda de clásicos como los que llevaron a George Romero a la fama.

Por esa razón en este blog esperamos con impacencia que llegue la nueva temporada de “The Walking Dead”, que si bien no será como el comic, sí ofrece un producto de calidad que ha tenido hasta el momento buenas actuaciones y dirección y que, esperamos, irá en crecimiento.

Pregunta de la semana: ¿Qué te pareció la serie “The Walking Dead”?