Esta semana “Perú 21″ pondrá a la venta una de las mayores joyas de la historia de Batman y de la DC en general: “The Killing Joke” (“La broma asesina). Y una de las razones por las que es uno de los mejores cómics vinculados con el ‘hombre murciélago’ es porque estuvo en manos de Alan Moore, el mago que convierte todo lo que toca en oro. Aprovechando que su gran obra llegará a nuestro país publicaré un Top 5 de los trabajos que más me gustan de Moore. 5. Miracleman: En la década de los ochenta, Moore hizo uno de sus primeros trucos. Reactualizó a Marvelman, un personaje de historieta que lo cautivó en su niñez, para darle un origen y una profundidad que pocos superhéroes tenían en ese entonces. Micky Moran es presentado como un ser humano común y corriente que de un momento de tensión descubre que tiene superpoderes. Si bien esa premisa parece bastante común lo que viene después rompe con todos los moldes. Moran descubre que su pasado fue inventado, que su creador es su peor enemigo y que ex compañeros han sido corrompidos por el poder. Todas estas situaciones mellan la personalidad del héroe que termina cuestionando su papel en el mundo. De esa manera una simple historia de superhéroes se transforma en manos de Moore en una trama psicológica y filósofica.

4. La Broma Asesina: Moore consigue en esta obra realizada en 1988 lo que muchos consideraban improbable: que el Joker cuestione con razones valederas la cordura de Batman. En de “The Killing Joke”, el ‘Mago’ le da un origen bastante interesente al archienemigo del hombre murcielago y a través de él cuestiona la resistencia de una persona ante las situaciones adversas. Dicha premisa sería luego utilizada en una de las secuencias más logradas de “The Dark Knight”, la cinta de Christopher Nolan que introduce al Joker.

3. V de Vendetta Para muchos es la obra que mejor representa al anarquista Moore. El personaje de V aparece como la voz de la disidencia ante un gobierno facista británico, que muchos identificaron con el de Margaret Thatcher. En esta obra publicada en diez entregas durante la década de los ochenta cuestiona los autoritarismos y defiende en forma poética al anarquismo y a la disidencia. La adaptación al cine no satisfizo a Moore quien hasta pidió que no se usara su nombre para promocionar la película.

2. Watchmen: Moore una vez más cuestiona el papel del superhéroe y del poder excesivo al mostrar las flaquezas de un grupo de vigilantes en una historia que combina una gran cantidad de géneros. En medio de tributos al film noir, a las novelas de aventuras, ciencia ficción, Watchmen abarca varios problemas filósoficos y políticos al mejor estilo de Moore. Al mismo tiempo, marcó una nueva tendencia en los superhéroes que empezaron a ser presentados como más terrenales y propensos a los problemas planteados en la obra. No es casualidad que la obra haya sido ubicada dentro de las cien mejores novelas escritas en inglés por la revista “Time”.

1. From Hell: Para mi lo mejor del Mago. Tras realizar una superinvestigación, Moore reconstruye los asesinatos de Jack ‘el destripador’ y nos presenta al verdadero culpable. Tras realizar una excelente radiografía de la Inglaterra Victoriana, el autor presenta una historia de delirio y locura en la búsqueda de dar una explicación a unos crímenes que nunca llegaron a ser resueltos. Además y como es su costumbre, el Mago aprovecha para denunciar las desigualdades sociales y denunciar la suciedad de la política. Como cerita de la torta presenta a uno de los personajes más aterradores de la historia del cómic.

Pregunta de la semana: ¿Cuál es la obra de Alan Moore que más te gusta?