Este jueves llegó al Perú la nueva película del Capitán América, uno de los superhéroes insignia de la Marvel y uno de los más populares y representativos de Estados Unidos. Un personaje que empezó siendo un instrumento de propaganda para luego convertirse en un ideal: el del respeto por las libertades. A continuación una reseña de la evolución del ‘Capi’.

Recordemos que los primeros superhéroes que aparecieron en Estados Unidos nacen en un contexto particular. La Gran Depresión que golpeó al mundo en la década del treinta empezaba a ser dejada de lado y lo que aparecía en Europa era el fortalecimiento de los gobiernos extremistas. Es en ese contexto que Jerry Siegel y Joe Shuster crean a Superman, el primer superhéroe de EE.UU. y que representaba a los migrantes europeos que habían llegado al país norteamericano para buscar una mejora económica y escapar de los regímenes totalitarios. Con la escalada de la Segunda Guerra Mundial superhéroes como Superman, la Mujer Maravilla y el Capitán Marvel aparecen para difundir las ideas que el Gobierno Estadounidense quería extender en todo el mundo. Pero sería con el Capitán América que dicha estrategia llegaría a su punto más alto.

En 1941, dos años antes de que se diera el ataque de Pearl Harbor y EE.UU. entrara de lleno en la Segunda Guerra Mundial, Joe Simon y Jack Kirby crearon a un personaje que iba a servir como un instrumento de propaganda del ‘American way of life’. Con un puñetazo a Hitler hizo su aparición en el mundo de los cómics el Capitán América (Steve Rogers), un superhéroe que porta un traje y un escudo que tienen los colores de la bandera estadounidense y que junto con su compañero James ‘Bucky’ Buchanan enfrentaba a los nazis y a los japoneses durante sus primeras aventuras.
En plena efervescencia patriótica el ‘Capi’ fue todo un éxito de ventas. El pueblo estadounidense se sentía identificado con este personaje que acompañaba y levantaba la moral de su ejército durante la lucha por la libertad. Sin embargo, terminado el conflicto la popularidad del superhéroe empieza a decaer y ni siquiera funcionó un intento de relanzarlo durante la Guerra Fría como un personaje anticomunista. Su título es cancelado y el personaje cae en el olvido durante la década del cincuenta.

Sería un grupo de superhéroes el que le devolvería la vida al ‘Capi’. En 1964, se da la primera aventura junto con Los Vengadores, el equipo más representativo de la Marvel, que como era de esperarse lideraría. Con esa resurrección también se da un giro en el personaje. Rogers deja de lado las ideologías políticas para encarnar los valores humanos como la justicia, la libertad y la igualdad. Veremos entonces a un superhéroe capaz de rebelarse contra su propio gobierno con tal de mantener sus ideales.

Un claro ejemplo es el de lo acontecido durante el crossover “Civil War” (2006-2007). Recordemos que los historias de superhéroes, en especial las de la Marvel, buscan retratar el momento histórico que viven sus sociedades. En ese momento EE.UU. vivía una etapa de gran polémica por la decisión del gobierno de George W. Bush de crear el Acta Patriótica una norma que restringe las libertades en el país del norte en aras de darle mayor seguridad en la guerra contra el terrorismo. Por eso no fue raro que la Marvel nos contara una historia en la que los superhéroes tenían que pasar por un acta de registro que permitiera que fueran controlados por el Gobierno de Washington. Y dicha medida terminó provocando una división en la comunidad superheróica en donde los que estaban a favor del Gobierno fueron comandados por Ironman y los que buscaban el respeto a la libertad individual estuvieron liderados por el Capitán América. Y no fue raro que en esos momentos tan convulsos se resolvieran con la derrota del ‘Capi’ y su posterior muerte. El ideal de la libertad parecía muerto con Bush y que mejor manera de retratarlo que con el fallecimiento del superhéroe más idealista de todos.

Pero el 2008 renació la esperanza en EE.UU. Llegó Barack Obama y trajo consigo la confianza en volver a las raíces del sueño americano. Y a los pocos meses de la ascensión del nuevo presidente, Steve Roger, el Capitán América original, regresó. Si bien dejó que el escudo siga estando en manos de ‘Bucky’ se convirtió en la mano derecha de Obama. La imagen no puede ser más precisa, el idealismo del presidente es graficado en la confianza puesta en ‘el Capi’ original. En estos momentos, tras la muerte de Bucky, Rogers está a punto de volver a ocupar su puesto, tal como lo ameritan los tiempos. El ideal vuelve a expresarse en un superhéroe. El sueño se llama Capitán América.

pregunta de la semana: ¿Qué etapa del Capitán América es la que más te gusta?