Por estos días, Alan Moore parece estar más vigente que nunca. La primera referencia a su trabajo tuvo lugar la semana pasada cuando supuestamente un grupo del colectivo de hackers Anonymous amenazó con atacar y destruir para siempre Facebook el 5 de noviembre. Tanto la máscara que simboliza a este grupo como la fecha nombrada son referencias a una de sus obras fundamentales: “V for Vendetta”. Luego se revelaría que el anuncio era falso pero pocos días después estallaron intensos sucesos de violencia en varias ciudades del Reino Unido que hicieron recordar el contexto en el que nació la aclamada novela gráfica.

“Remember, remember the 5th of November” (Recuerden, recuerden el 5 de noviembre). Esa frase que utiliza casi como un mantra V, el protagonista de “V for Vendetta”, hace, como casi toda la obra de Moore, referencia a un hecho histórico que se vuelva como crítica a los cimientos de la sociedad. La mencionada fecha evoca a la llamada ‘conspiración de la pólvora’, un cómplot en el cual un grupo de católicos ingleses buscaban liquidar al rey Jacobo I y la aristocracia protestante haciendo volar el Parlamento Británico. El atentado tenía como objetivo final causar una reestructuración de una sociedad británica en la que los protestantes abusaban de su estatus de privilegio frente a los católicos. Y Moore vería en ese acto anarquista el reflejo de la sociedad en la que vivía en la década del ochenta.
“V for Vendetta” fue publicado entre los años 1982 y 1989. Los primeros números aparecieron en Warrior y tras el cierre de la editorial británica pasó a manos de la DC, casa en la que terminó la historia. La novela gráfica ambienta un Reino Unido que se encuentra en manos de un estado totalitario ubicado en el entonces futurista 1997. Una guerra nuclear ocurrida años antes ha permitido que la isla se encuentre en manos de un partido facista en donde V surge como única opción de rebeldía. Y V era en realidad el héroe que Moore le hubiese gustado ser.

¿Por qué V sería un personaje anhelado por Moore? Si regresamos al contexto político en el que nació el cómic es fácil entender la relación entre V y el afamado autor británico. La década de los ochenta fue aquella en donde los conservadores británicos al mando de Margaret Thatcher ‘ la Dama de Hierro’ conducían los destinos del Reino Unido. La crisis económica que se vivía en el país había provocado que se diera la primera gran liberalización de la isla europea. Los sindicatos recibían golpes de muerte por parte de la ‘Dama de Hierro’ y el descontento hacía su agosto. Las manifestaciones sociales eran reprimidas con gran mano dura y eran retratadas por todo tipo de manifestaciones culturales. Así como en las calles se escuchaba la música de grupos punk como Sex Pistols y The Clash, en el mundo del cómic se tenía a V for Vendetta. Los jóvenes como Moore abandonados a su suerte y reprimidos por el Gobierno solo veían en la anarquía una solución a sus problemas. La anarquía de V.
Por eso ahora al ver al como el primer ministro británico conservador David Cameron exigió utilizar toda la fuerza posible para detener los actos de vandalismo que estaban teniendo lugar en varias ciudades del Reino Unido no hubiese sido raro que Moore decidiera resucitar a V. El héroe del cómic podría haber sido alguno de esos saqueadores que en busca de llamar la atención de la sociedad es capaz de robar productos de un mundo que considera injusto. La anarquía y el caos parecía ser la única respuesta en esos momentos.
Sin embargo, lo que sí ha hecho ‘El mago’ es salir en defensa de Bradley Manning, el soldado que copió miles de documentos digitales sobre la guerra de Afganistán que luego fueron publicados por Wikileaks. Un hecho que terminó siendo una bomba para el Gobierno de EE.UU. que vio su imagen golpeada por un tiempo. Moore reclama que hasta ahora el soldado no haya recibido un juicio justo. Para el en otras palabras solo fue un anarquista que como V buscaba cambiar los cimientos de la sociedad a través de un golpe al sistema. Moore le está poniendo la màscara de V a Manning
Entonces con este contexto de estados represores y anarquistas que quieren tumbar al sistema a como de lugar, al final ” V for Vendetta” parece estar más vigente que nunca. Y es como todo obra de arte, nunca pierde vigencia. Y es que la magia puede hacer que la ficción se vuelva realidad y viceversa.

pregunta de la semana: ¿Qué te parece que actualmente diferente tipos de grupos anarquistas se estén identificando con V, el personaje de “V for Vendetta”?

Mientras Moore escribía, The Clash cantaba