No hay Dios que pueda justificar el salvajismo y la barbarie del ataque al semanario Charlie Hebdo cometido hoy en París. El fanatismo religioso es la excusa de las bestias…

Y por donde se lo vea, es un ataque a la libertad de expresión y, sobre todo, a la libertad del ser humano de reírse de sus falencias, locuras, pesares y quehaceres.

La irreverencia no es pecado mortal.

Religión y política serán siempre fuente inagotable para la sátira y el humor. Aquí una pequeña muestra de cómo las entiende la publicación francesa.

charlie-hebdo-frontpage01-11272056988 2056990 2056989 2056974Charlie-Hebdo-4bf92 86438366_o 86016167_o couv_cannabis_charlie2056987 2056986 2056985 20569792056975205697701-1078CHARLIE-HEBDO charlie-hebdo-mag-e13571845348522012-09-26charlie-hebdo-une charliehebdoproces images (3)

Este es el último tuit que publicó el semanario satírico en Twitter, en el que criticaba al líder del Estado Islámico, Al-Baghdadi.

Hoy por hoy, todos somos Charlie…