03 de agosto del 2020 °C
Vía China

¿Cómo se dice morder en chino?

¿Cómo se dice morder en chino?

Sí, se dice “Suarez”. Los hinchas chinos están adaptando sus ideogramas a la lengua universal: el fútbol. El apellido del futbolista que juega hasta con los dientes se escribe así 苏亚雷斯 y se pronuncia así sūyàléisī. Después del mordisco, los internautas chinos acaban de reemplazar un caracter, y ahora Suárez se escribe así: 苏牙雷斯 y se pronuncia así: sūyáléisī. ¿Crees que no hay mucha diferencia? El ideograma que hace la diferencia 牙 = yá significa ¡DIENTE! Esto quiere decir que ahora Suárez tiene incorporado un diente en su apellido en chino. Seguir leyendo...

¿Por qué los chinos y los peruanos no vamos al Mundial?

¿Por qué los chinos y los peruanos no vamos al Mundial?

Te preguntarás cómo es posible que en un país de 1.350 millones de habitantes no existan 11 futbolistas capaces de lograr la clasificación de China al Mundial. Los fans chinos también se preguntan lo mismo y esta es una de las explicaciones más divertidas: “Hay dos cosas que frenan a los jugadores de la selección china: el pie derecho y el pie izquierdo”. Seguir leyendo...

Alpaca del Mundial

Alpaca del Mundial

China prohibió al oso panda llenar el vacío que dejó el Pulpo Paul en la siempre delicada tarea de pronosticar los resultados de los partidos del Mundial de Brasil 2014. Con el panda expulsado de la cancha, ¿adivina quien podría ingresar para enfrentar a la Señora Shiva o al camello Shaheen y arrebatarle el título de vidente? Seguir leyendo...

El drama de las Tongqi

El drama de las Tongqi

Tóng qī 同 妻 significa literalmente “esposa de homosexual”. Es el nombre que reciben las mujeres heterosexuales casadas con hombres gay en China. Se calcula que existen entre 16 y 25 millones de mujeres chinas perdidas en este laberinto. Desde el 2003, la socióloga Lin Yinhe ha intentado sin éxito introducir esta problemática en la Asamblea Popular Nacional (Congreso chino) para abrir el debate sobre la Ley del Matrimonio entre personas del mismo sexo. Pretende convencer a los congresistas que con la aprobación de esta ley desaparecería la figura de las “tonqi” ya que los homosexuales podrían casarse y adoptar. Por 14 veces ha fracasado. Seguir leyendo...