Sinología reload

Después de una década en China, dejé el periodismo –la mayor de todas mis pasiones- para dedicarme a la sinología. Dos años de preparación, absolutamente todos mis ahorros y mi apuesta por la educación marcharon en mi carpeta de postulante al doctorado en la Universidad de Beijing. En el Año del Caballo, fui admitida en el nuevo Programa de Estudios Chinos de Hanban. El Gobierno Chino me otorgó una beca y la posibilidad de algún día –lejano todavía- convertirme en sinóloga, pero en “sinóloga reload”. Seguir leyendo...