Hoy cumplo 4 meses en ruta, o lo que es también, 123 días de incontables aventuras.

1

Me tocó pasarlo en Dalat, un pueblito perdido en las montañas de Vietnam, que también es llamado Le Petit Paris, y tiene muy merecido su nombre ya que aparte del frío abrumador (a diferencia del balneario playero donde estuvimos antes, Mui Ne, a solo 4 horas de Dalat), la arquitectura y la geografía te hacen dudar si andas en la capital francesa, en los Alpes suizos o realmente sigues descubriendo Vietnam, un país que no deja de sorprenderme.

2

 

Para celebrar este aniversario fuimos con algunos compañeros del Dalat Family Hostel (recomendadísimo si quieres pasar días increíbles aquí, conocer un montón de gente, comer comida vietnamita casera, y sentirte como en casa con los dueños que son súper cariñosos y divertidos) a hacer Canyoning (o Barranquismo, en castellano).

3

 

¿Qué es eso? Pues todo tipo de deporte de aventura entre cataratas, jungla y demás. La principal actividad es el rappel pero para ponerle más diversión, imagínate hacerlo con una catarata gigante. Tengo que confesar que vencí (parte de) mis miedos, salté desde 7 metros a un río que colindaba con una cascada gigante, bajé por 2 rappels gigantes en el cual solo tienes que confiar en pisar bien y la cuerda que te sujeta.

4

Hemos nadado en ríos, nos hemos dejado llevar por la corriente, hemos escalado rocas, bajado por lianas, los más avezados bajaron haciendo rappel por 2 cataratas gigantes que de solo verlas me dieron demasiado miedo y no me atreví a hacerlas, y también se deslizaron de espaldas por unas piedras en el río, ¡alucinante!

5

 

Si bien no logré atreverme a hacer todo, hice mucho más de lo que pude imaginar al inicio, y creo que de eso se trata cada día que pasa en este gran viaje. De vencer tus miedos, de confiar más en ti misma, de atreverte a hacer cosas nuevas, de agradecer como gente extraña está ahí para ayudarte (como por ejemplo cuando ajustas en lanzarte o no al lago desde una gran altura, y vienen y te dicen: “nos lanzamos juntos”), de disfrutar la naturaleza un jueves que podrías estar en la oficina, pero que por aquella gran decisión que tomaste el año pasado y justamente comenzaste hace exactamente 4 meses, ahora la pasas con total adrenalina en un lugar hermoso en Vietnam, un lugar que jamás pensaste visitar, un lugar que después de haberte dado tanto, jamás olvidarás.

Felices 4 meses de incontables aventuras.

Que se vengan muchos más; igual de felices, igual de diferentes, igual de sorprendentes.