Cuando vi al señor Paul Palma entrando al consultorio acompañado de su esposa no parecía estar convaleciente de una operación complicada. Se le veía demasiado bien.

Me dirigí hacia él, pensando que su esposa sería mi interlocutora, pero me miró y dijo “si puedo hablar”. Como si no lo pudiera creer, de inmediato procedí a entrevistar a este hombre que con una articulación de titanio en su boca se desenvolvía con total naturalidad. Me pareció excelente constatar de ese modo su recuperación: apenas una leve hinchazón en su rostro y una casi imperceptible cicatriz justo a la oreja evidenciaban que había sufrido una intervención quirúrgica.Fue entonces que me comenzó a relatar la odisea que vivió el año pasado, como consecuencia de la artrosis en su mandíbula. Él había sufrido mucho porque no podía comer y sentía un dolor insoportable al conversar lo cual lo había llevado a prácticamente a no mover su boca y estar meses sólo tomando líquidos. Pero también me contó que gracias a la propuesta de los médicos, al ofrecerle el someterlo a esta novedosa intervención , su vida estaba volviendo a ser la misma.

El doctor Morón, quien encabezó la intervención, me contó amablemente y con lujo de detalles cómo había sido la intervención. Sobre el final me dijo: “Antes Paul no podía abrir la boca , ahora hasta va a poder comer habas y todo”.

Entonces Paul le dijo “bueno doctor… habas no creo al menos hasta dentro de seis meses”, y se rieron juntos, entonces me di cuanta que él y su paciente habían desarrollado una relación de complicidad y mutua confianza durante estos meses.

Palma, artísta plástico de profesión, sabía cual era su condición clínica y estaba consciente de que le faltaba culminar su proceso de rehabilitación, sin embargo en todo momento demostró sentirse plenamente seguro de su total recuperación, mientras su esposa, serena a su lado, comentó que la cara que tiene ahora no es la que tenía antes “ha quedado diferente, está mucho mejor“ lo cual indica que su salud y su vida familiar de este “hombre biónico” se encuentran cada vez mejor. Yo siempre me quedaré con la duda de qué tipo de pinturas y esculturas inspirará toda esta aventura.

Enlaces

Más sobre la anquilosis temporomandibular
Qué es la artrosis
Hospital Rebagliati

Sonia Ramos Velarde