El miércoles último entrevistamos a Nicholas Negroponte, el célebre gurú de la tecnología que hoy recorre el mundo como presidente de la Fundación One Laptop Per Child (OLPC). Negroponte tiene el mérito de haber despertado (o mejor dicho) obligado a la industria informática a desarrollar equipos portátiles de bajo costo diseñados para los estudiantes.
La ClassMate PC, de Intel. y la laptop Asus, lanzada hace unos días en Taiwán, no existirían hoy si Negroponte no hubiera lanzado el 2005 la idea de dar una laptop para cada niño de los países pobres. El primer equipo ya está en el Perú y será ensamblado por Advance. El segundo también se ofrecerá en el país en breve y su precio no superaria los 300 dólares.Negroponte trajo consigo la XO y mostró dos nuevos accesorios (un panel solar pequeño y un yo-yo que recarga la betería de la laptop) que confirman que este equipo tendrá un mejor rendimiento en zonas rurales donde no haya electricidad. Si lo vemos como “heavy users” instalados en Lima, podemos decir que la XO es un juguete con pocas posibilidades de romper la brecha digital debido a que usa un entorno de software libre como sistema operativo. Y el mundo de hoy exige usar Windows y Office de Microsoft.

Pero también está de por medio la justificación del uso. Si hay un plan educativo que ayude a mejorar la calidad de vida de los alumnos de escuelas públicas de todo el país, bienvenidos sean los equipos. Pero antes hay otras prioridades urgentes que atender en el sector educación. La propuesta humanitaria de Negroponte es interesante pero la respuesta del Perú deberá ser bien planificada y totalmente técnica. Tenemos plazo hasta fines de julio para determinar si nos unimos al proyecto de la OLPC.

Negroponte dice que los niños usan la tecnología para explorar, crear y compartir ideas con otros. Muchos profesores no conocen esto. Ojalá que el reto que demanda la tecnología motive un cambio de actitud.

Juan Carlos Luján