¿Cuántas veces has comprado un juguete para tu hijo y luego de llegar a casa lo has dejado jugando solo? Esa situación, muy común en estos días, sumada a la escasa oferta de juguetes pensados especialmente para niños menores de 3 años llevó a la educadora peruana Regina Moromizato a crear Yupi Yap, una novedosa línea de juguetes para niños que busca aprovechar las potencialidades físicas y mentales de los más pequeños, así como proponer nuevos espacios de juego en donde los padres tengan un papel activo reforzando los vínculos afectivos y de comunicación. Hoy hemos publicado una nota al respecto. Conozca más sobre estos juegos a continuación.Según nos contó Regina, lo que buscaban era muy claro: una manera de que los niños se puedan preparar para sus siguientes etapas (especialmente las relacionadas con la escuela) y que afiancen sus lazos con los padres, a través de la participación en los juegos. “Buscamos que nuestros productos tengan dos aspectos importantes: que puedan incorporarse a la familia permitiendo una interacción positiva-afectiva entre padres e hijos, y que tengan detrás una intención pedagógica”, explica.

¿Y por qué? Por la sencilla razón de que entre los 0 y los 3 años los niños adquieren el 70% u 80% de habilidades que necesitarán para su supervivencia, como la lengua materna y las primeras relaciones sociales. “Nunca más en la vida la persona atravesará por una etapa en la que pueda evolucionar a una velocidad tan increíble”, señala.

Los juguetes son tanto para niños y niñas, y están fabricados con materiales no tóxicos, principalmente de tela para estimular las sensaciones y la afectividad.

Para desarrollar los juguetes además de Regina, que es educadora, intervienen profesionales de otras disciplinas (diseño, marketing, etc.). Finalmente, los prototipos son validados por expertos: pequeños menores de 4 años que prueban los juguetes. Sobre esa experiencia se detectan fallas y se corrigen errores.

Entre los que más nos llamaron la atención están:

La torta
Busca desarrollar la creatividad del niño al momento de la decoración de la torta, pero también imparte implícitamente nociones básicas de matemática como cantidades, espacios o el reconocimiento de formas y colores, etc.

Cuenta Cuento
Sirve para el desarrollo del lenguaje, atención, concentración y memoria. Lo interesante es que luego de contar el cuento, se le puede invitar al niño a que invente su propia versión, incentivando su imaginación y creatividad.

Los juguetes se venden desde 20 soles y los encuentran en librerías Crisol, las tiendas especializadas Kiddy’s House, Mundo Bebe y distribuidores independientes.

Bruno Ortiz B.