Mil disculpas por la demora. Finalmente pude terminar de elaborar un video (esta vez con el software Camtasia que ofrece una mejor resolución) en el que podrán conocer cómo funciona una plataforma web (Intranet y Extranet) que le ha permitido al distrito de San Borja llevarse este año el premio Buenas Prácticas Gubernamentales, en la categoría Sistemas de Gestión Interna. Y todo lo hizo con una inversión mínima gracías al empleo del software libre. Jesús Marquina, miembro de GNU Perú, encabezó este proyecto que no hubiera sido posible sino hubiese encontrado la voluntad y respaldo político del alcalde (Alberto Tejada), Marquina tiene amplia experiencia en el sector público y ha experimentado los sinsabores de haber sido dejado de lado con sus proyectos por otro tipo de intereses políticos. En San Borja se sacó el clavo con la Plataforma Integrada de Administración Predial. Algunos videos mostrando el funcionamiento del sistema a continuación

Versión YouTube (calidad algo baja)

Video en Britghtcove

San Borja es el primer distrito del Perú que ha desarrollado un aplicación que en pocas palabras les ha permitido tener registrado en un mapa cartográfico todos los inmuebles del distrito. Esto gracias al uso de Google Earth (en breve lo reemplazarán con fotos del Servicio Aerofotográfico de la Fuerza Aérea del Perú) y al desarrollo de aplicaciones de software libre.Ojalá otros distritos sigan este ejemplo en beneficio de la comunidad y de la transparencia en el acceso a la información.

La propia página web de San Borja es un real ejemplo de esa transparencia. Ofrece información de interés y no está cargada de íconos y rostros que solo rinden culto a la personalidad. Otros municipios, como el de Chorrillos, siguen apostando por emplear grandes cartelones propagandísticos y evitan tener página web a pesar de que existe una Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública.

¿Conoce usted un distrito en el país que a pesar de tener grandes recursos para dilapidar en obras innecesarias siga negando la transparencia y el servicio en pleno siglo XXI? Escríbanos.

Juan Carlos Luján