¿Recuerda cuando antes nos cuidábamos de los virus que venían en un disquet o CD? Uno siempre tenía que revisarlos con un antivirus para poder abrir los archivos que guardaba. Luego el virus evolucionó y su propagación se masificó a través del correo electrónico. A partir de allí nos cuídábamos de los archivos adjuntos que terminaban con la extensión .exe. Eran aplicaciones que traían una carga venenosa para la computadora. En esos años la amenaza  era preocupante porque el virus borraba archivos y podía dejarnos sin el equipo por más de un día.
A partir del 2000 el virus comenzó a tener una característica diferente. Ya no borraba nada. Lo único que hacía era autopropagarse por una red con la ayuda silenciosa y cómplice de las PC infectadas.
Hoy sus creadores ya no buscan las redes de las empresas. Conoce más sobre los virus y en particular el que usa maliciosamente el nombre de nuestro Diario para engañar a los cibernautas.

Ahora solo desean captar la mayor cantidad de equpos para obtener direcciones y datos claves para perpetrar otro tipo de delitos; enviar spam mail o robar vía electrónica.

Los virus de ahora nos conducen a sitios web donde se aloja la carga dañina. Además ofrecen un falso entorno multimedia. Han aprovechado la fiebre de las redes sociales y la Web 2.0 para intentar sorprender a los incautos. Por eso en los últimos meses abundan los mensajes de correo en el que se nos invitan a hacer clic para ver un video, cobrar un premio o simplemente unirnos a una campaña en línea. Antes nos ofrecían en un enlace de hipertexto fotos o videos de Pamela Anderson con su novio.

Ahora sus credores le dan a sus mensajes el formato de una noticia. Y no solo lo hacen tomando logos y gráficos de sitios como CNN, Perú.com o RPP. Ni El logotipo de El Comercio se salva de sus intentos vedados de transmitir una carga maliciosa diseñada para robar información. El virus está oculto en el enlace que ofrecen.

No se deje engañar. Ningún medio de comunicación divulga vía e-mail noticias con un video incrustado: Esos mensajes son falsos. Sabemos que se fabrican en Lima y sus creadores están bajo la mira de los expertos de Kaspersky. La Policía Nacional ha sido informada y ahora estamos a la espera de los resultados para dar con la identidad de estos delincuentes. Mientras tanto, siga nuestro consejo. No abra e-mails de remitentes desconocidos que le ofrezcan un video noticiosos a través de un enlace. Tampoco se una a campañas en las que solicitan sus datos personales. Esta información solo servirá para que los spammers le envíen mensajes no solicitados.

¿Ha tenido usted otra experiencia similar? ¿Ya recibió este e-mail u otro similar? Cuéntenos.

Juan Carlos Luján