El fin de semana pasado me llevé una grata sorpresa mientras visitaba el centro comercial Plaza Hogar en Surquillo. Resulta que entre los locales de venta de muebles y demás, encontré que los administradores habían tenido la genial idea de poner, en lugar de uno solo, dos tachos de basura: uno para deshechos orgánicos y otro para material reciclable.

Los tachos en pareja han sido colocados en puntos estratégicos del lugar y son, sin duda, una muestra de que hay personas que –por diversos motivos- se han dado cuenta que es mejor separar los desperdicios para contaminar menos.

¿Y ustedes conocen otros lugares de Lima o provincias en los que se haga la misma práctica?

Bruno Ortiz B.