Desde hace más de una década los Campus Party en España se han convertido en “el” evento tecnológico de cada año. Miles y miles de “campuseros” se reúnen, comparten experiencias y aprenden juntos un poco más sobre la tecnología. Este año se han hecho dos intentos por hacer este encuentro más internacional. Las reuniones de Brasil y Colombia son prueba de ello. Sin embargo, desde ayer y hasta el sábado se realiza en El Salvador la primera edición del Campus Party Iberoamérica. En esta reunión está participando una delegación de peruanos, sobre la cual hemos publicado una nota hoy en el diario. Si quieres saber más sobre esta actividad, ver más videos y fotos, sigue leyendo.

A continuación las respuestas que Juan Negrillo, director de Campus Party Iberoamérica, dio a El Comercio sobre esta actividad.

—————————————————-

¿Cómo nace la idea del Campus Party? ¿Qué fin persigue?
Campus Party nace en 1997 en Mollina (Málaga) con la idea de ser una cita de aficionados a la informática, 250 en total, que pudieran reunirse en un recinto para jugar entre ellos a videojuegos y compartir conocimientos, al estilo de las Lan Party que ya se celebraban entonces en el norte de Europa. El evento ha ido evolucionando con los años hasta convertirse en la actualidad en el mayor encuentro de cultura y ocio digital en red del Planeta, con ediciones en tres países (España, Brasil y Colombia), en el que cada año y durante una semana apasionados por la tecnología se reúnen para compartir conocimientos, conocer lo último en tecnología y pasar unos de días en los que divertirse y aprender. Por eso se llama Campus Party, porque tiene su parte de aprendizaje, de adquirir conocimientos y relacionarse con nuevos ingenios y nuevos mundos, pero también su parte de ocio y de encuentro entre jóvenes que van a pasar unos días inolvidables conociendo gente con sus mismas pasiones.
En esta edición iberoamericana queremos impulsar la difusión de las nuevas tecnologías como una herramienta sin duda indispensable para mejorar las condiciones sociales y el desarrollo de los países iberoamericanos.
¿Por qué deciden celebrar la primera edición internacional en El Salvador?
Este año 2008 ha estado marcado por la proyección internacional de Campus Party. En febrero pasado celebrábamos la primera edición de Brasil, en la ciudad de Sao Paulo, y en junio estrenábamos Campus Party Colombia en Bogotá.
El caso de esta Campus Party Iberoamérica es muy especial, ya que está incluida en la agenda oficial de la XVIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno y responde a una petición de la SEGIB, puesto que el lema de la cumbre es “Juventud y desarrollo”. Hemos organizado un evento en el que contamos con los 22 países que participan en la Cumbre para que pudiesen compartir conocimientos jóvenes llegados de todos los rincones. Creemos que Campus Party va a ser un excelente foro para conocer proyectos de toda la región y se mostrará además que Iberoamérica cuenta con un extraordinario potencial desde el punto de vista humano y social, pero también cultural y tecnológico.
Campus Party Iberoamérica está auspiciado por la SEGIB (Secretaría General Iberoamericana) y el Gobierno de El Salvador, y patrocinado por Telefónica. Gracias a estos apoyos el evento  contará con la participación de talento iberoamericano en diversas áreas, desde la robótica  a la innovación, pasando por la astronomía, el modding o el ocio digital.
¿Cómo fue el proceso de selección de los participantes peruanos?
Todos los participantes de las delegaciones iberoamericanas han tenido un proceso de selección idéntico: han conseguido su invitación, bien a través de su probada experiencia en el campo de las nuevas tecnologías, o bien por aportar ideas para la reducción de la brecha digital en un concurso abierto comunicado en la web oficial. Todos ellos trabajarán en actividades colectivas, intercambiarán experiencias y conocimientos centrados en el área elegida y podrán asistir a ponencias de invitados de elevado prestigio. Además mostrarán proyectos e iniciativas de éxito que, a través de Internet, pueden encontrar el terreno perfecto para su divulgación y crecimiento en Iberoamérica.
¿En calidad de qué viajan los peruanos? ¿Invitados, participantes, expositores?
En San Salvador tendremos 7 participantes peruanos. Todos ellos han sido seleccionados por su aportación a la nueva cultura digital en su país. Entre otros estará con nosotros Luis Gustavo Lira. Este profesor de la Universidad Pontificia Católica del Perú trabaja con una incubadora de proyectos sociales y desarrolla proyectos de inclusión digital. Colabora con iniciativas como Lemelson Foundation RAMP, que promueve el desarrollo de productos tecnológicos que mejoren las condiciones de vida de la población.
Además tendremos la presentación de dos proyectos en nuestro foro de innovación que están participados por Perú. Se trata de “Webmasters sin fronteras”, un proyecto de formación profesional e inserción laboral para jóvenes de escasos recursos económicos y “eduka.me” un sistema de clases multimedia con la intención de abaratar costos a las familias, ahorrándoles el material escolar.
¿Tienen planeado dónde serán las próximas reuniones del Campus Party?
Aparte de nuestras citas internacionales de Brasil, en enero de 2009, y Colombia, en junio de 2009, que ya tienen una infraestructura propia, tenemos el evento de Valencia, que será en julio celebrando su 12ª edición. Nuestra intención es continuar expandiendo este evento, puesto que pensamos que es una excelente oportunidad para los jóvenes de cualquier país. Iberoamérica es, sin duda, una región en la que realizaremos en breve nuevas Campus Party, pero actualmente, aunque estamos barajando varias posibilidades, que definiremos en breve plazo.

—————————————————-

A continuación un texto, a manera de testimonio, de Martín Tumay Soto redactor de la página web de El Comercio que tuvo la oportunidad de asistir al reciente Campus Party en Bogotá, Colombia, en la última semana de junio.

—————————————————-

Siete días del más puro entretenimiento tecnológico

¿Qué harías con un ancho de banda de 5 gigabytes? De seguro descargarías, en muy poco tiempo, infinidad de música, películas, series, libros y jugarías en red sin ningún problema. Aunque esta velocidad de navegación en Internet suene inimaginable, miles de personas ya la han probado en el Campus Party.

En junio fui invitado por Telefónica, junto a otros dos peruanos, al campus que se realizó en Bogotá, Colombia. Las entradas se agotaron a poco de ponerse a la venta y muchos se quedaron con las ganas de estar entre los 2.430 participantes que la pasamos increíble en este campamento sobre tecnología que duró siete días con sus noches.

Este evento recorre el mundo desde hace varios años. Nació en España en 1997 y también ha estado en Brasil y ahora estará en El Salvador. Se espera que en este último país el ancho de banda llegue a los 7,5 gigabytes.

El Campus Party de Colombia se realizó en Corferias, un centro de convenciones de 62.000 metros cuadrados de extensión. Se utilizaron cuatro de los coliseos del lugar. En el primero se accedía a Internet y se realizaban los talleres, en el segundo y el tercero los auspiciadores exhibían sus productos y en el cuarto estaban las tiendas de acampar.

Algunos de los campuseros, como se les llama a los participantes, apenas pusieron un pie en lugar, prefirieron instalar sus computadoras antes que buscar una carpa libre. Hubo otros que optaron por quedarse con sus maletas al lado y dormir en sillas para aprovechar todos los segundos del evento. 

Sin embargo, la velocidad de conexión, con la que se hubiera podido descargar toda la Biblioteca Nacional de España en solo dos horas, no fue el único atractivo. Los talleres también tuvieron mucha acogida entre los jóvenes. Se impartieron cursos prácticos sobre blog, software libre, creación de juegos y robótica, entre muchos otros. 

En las madrugadas se escribía una historia aparte. En esas horas se realizaban concursos de Play Station y juegos en red. Era increíble ver a gente tan fanática y experta en Winning Eleven o Counter Strike, que no sentía el pasar de las horas y mantenía la sonrisa firme. Las apuestas iban desde memorias USB hasta discos de música.

Las carpas no eran muy cómodas, pero esto fue lo último que importó. Las amistades que se hacían y todo lo que aprendías con el pasar de los días, hacían que te olvides del cansancio. La mayor parte de participantes eran jóvenes de todo Colombia. Entre los extranjeros había gente de Brasil y España. 

Las últimas horas del campus fueron muy emotivas. La noche anterior las olas, esas que suelen alegrar en los estadios, iban y venían por la sala. Se vio volar desde casacas, mouse, sillas hasta monitores. Todo esto en medio de largas carcajadas. 

En la despedida no faltaron las lágrimas, las personas que intercambiaron correros electrónicos y los que se retaron para seguir compitiendo en red. Todas estas conversaciones terminaban siempre en un gran abrazo y una foto para el recuerdo. 

Esperemos que muy pronto el Campus Party llegue al Perú. Estoy más que seguro que aquí también será un lleno total y una experiencia inolvidable para muchos.

—————————————————-

Enlaces de Interés

Bruno Ortiz B.