Y se hizo la luz, que fue suministrada por el Sol. El Vaticano activó ayer un nuevo sistema de energía solar y anunció un ambicioso plan que un día podría convertirlo en exportador de energía alternativa. El enorme techo de la sala Nervi del Vaticano, donde los Papas celebran audiencias generales y se realizan conciertos, ha sido cubierto con 2.400 paneles fotovoltaicos que aportarán energía para la iluminación, la calefacción y el aire acondicionado en el lugar. Lee más aquí.

Bruno Ortiz B.