Una serie de comentarios publicados en la red social Facebook, en los que calificaba de aburrido su centro de trabajo, le costó caro a la inglesa Kimberley Swann (16), pues sus empleadores usaron ello como justificación para despedirla esta semana, según informó la prensa británica. Si quieres saber más sobre su historia lee aquí o mira el reportaje que hizo CNN sobre su historia.

Bruno Ortiz B.