Hace ocho meses una adolescente inglesa de 14 años consternó a todo el mundo cuando se supo que rechazaba recibir un corazón nuevo y que prefería morir con dignidad. Sin embargo, finalmente se sometió al trasplante en un hospital londinense y ahora se recupera de la intervención que le salvó la vida, informaron los medios ingleses. Si quieres saber más sobre el tema, haz clic aquí.