En momentos en que el mundo aguarda ansioso la elaboración de una vacuna para evitar el rápido avance de la nueva influenza AH1N1, investigadores sostienen que el cobre podría ayudar a mitigar este mal. Hace unos días, científicos de la Universidad de Southampton (Reino Unido) confirmaron que gran parte de las partículas de virus que se encuentren sobre superficies de cobre muere luego de una hora. Tras seis horas, menos del 0,01% de los virus permanece activo, añadieron. Si quieres sabes más sobre este tema, haz clic aquí.