Luego de tres años de investigación y ensayos permanentes en los laboratorios y en el campo, investigadores de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) y la empresa J&S Ferretería Industrial S.A.C. (Universal Colors) consiguieron una fórmula especial para la fabricación de pinturas en el país que tienen la particularidad de ser ecológicas y anticorrosivas. Si quieres saber más sobre este interesante tema, sigue leyendo esta nota de Sandro Medina.

“Lo que se buscó en este trabajo fue reemplazar el pigmento anticorrosivo cromato de zinc [material tóxico] que se emplea para el pintado de barcos pesqueros y demás estructuras metálicas, por otro que no sea dañino y que sea amigable con el medio ambiente”, explicó a El Comercio el doctor Santiago Flores Merino, director del proyecto y del Instituto de Corrosión y Protección de la PUCP.

Señaló que las pinturas con cromato de zinc son muy tóxicas y de uso común, y son empleadas como base para pintar metales en el ámbito doméstico e industrial. “Si no se toman los cuidados respectivos al momento de aplicarlas y removerlas, estas causarían daños a la salud de la persona y al medio ambiente. Por ello en países adelantados está restringido su empleo”, advirtió.

Actualmente en el mundo existen alternativas ecológicas para este tipo de pigmento, tales como el fosfato de zinc. “En el Perú también tenemos pinturas con este tipo de pigmentos, pero todas ellas se importan. Nosotros, tras varias pruebas, hemos llegado a fabricarla”, indicó Flores.

ALTA CORROSIÓN
No fue sencillo encontrar la formulación apropiada y exacta para la fabricación de la pintura ecológica y anticorrosiva. Para llegar a los resultados finales, el proyecto puso a prueba la pintura –con pigmentos de fosfato de zinc, óxido de zinc, taninos metálicos– en ensayos de corrosión acelerada y de exposición natural.

Los ensayos de corrosión acelerada fueron hechos en los laboratorios de la PUCP, mientras los de exposición natural se realizaron en cuatro zonas de la costa peruana: Arequipa, Lima, Chimbote y Trujillo. “La costa de Arequipa tiene la atmósfera menos agresiva para la corrosión; luego le siguen Lima y Chimbote. Pero Trujillo registra un alto grado de corrosión. Podría decirse que tiene los niveles más altos del país e incluso de Sudamérica”, comentó el especialista.

PRIMEROS RESULTADOS
El conjunto de estos resultados permitió a los investigadores de este proyecto, que tuvo el financiamiento del Programa de Ciencia y Tecnología (Fincyt), seleccionar las pinturas con la misma eficiencia anticorrosiva que el cromato de zinc, pero que fueron formuladas con pigmentos inhibidores de la corrosión de características no tóxicas.

El desarrollo de este proyecto fue posible gracias a la participación conjunta de la empresa J&S Ferretería Industrial S.A.C. “Los resultados fueron más que satisfactorios. Apostamos por la fabricación de pinturas ecológicas y finalmente lo hemos logrado con apoyo y asesoría de la PUCP”, comentó el ingeniero Luis Figueroa Ramos, asesor técnico de la mencionada empresa.

Señaló que han comenzado a vender este tipo de pinturas con la nueva formulación. “La apuesta por el medio ambiente y la salud de las personas por parte de algunas empresas nos ha permitido fabricar un primer lote. Esperamos que este trabajo de investigación e innovación entre la universidad y la empresa prosiga”, subrayó.

SEPA MÁS
Cuidar el planeta no cuesta más

La corrosión es un fenómeno electroquímico conocido comúnmente como oxidación. Esta daña los metales expuestos al medio ambiente, la humedad y la temperatura. Las poblaciones que viven más cerca del mar sufren este problema.

Cien galones de pinturas ya han sido vendidos con la nueva formulación desarrollada por la PUCP y Universal Colors tanto a empresas peruanas como chilenas.

Las pinturas pigmentadas con cromato de zinc (tóxico) llevan en su formulación en-tre 10% y 25% en peso de este pigmento.

Mientras que el costo promedio de un galón de pintura con pigmentos tóxicos es de US$23, tan solo un dólar más cuesta el galón de pintura ecológica.

LAS CIFRAS
424.734 soles es el monto del financiamiento que este proyecto recibió por parte del Programa de Ciencia y Tecnología (Fincyyt).

96.421 soles fueron puestos por la Universidad Católica. En tanto, Universal Colors contribuyó con 61.920 soles para la financiación del desarrollo de la pintura ecológica.