Un nuevo estudio elaborado por el Instituto de Radioastronomía (Inras) de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) concluyó que las luces que se propagaron en el cielo de Lima cuando ocurrió el terremoto de Pisco en el 2007 están estrechamente ligadas con ese movimiento sísmico. Si quieres saber más sobre este tema, sigue leyendo la nota de Sandro Medina.

“No es la primera vez que sucede este fenómeno natural en el Perú, y menos en el mundo. A lo largo de la historia se tienen registrados estos hechos, la gente los relacionaba con cuestiones divinas o algo así, pero con el paso del tiempo comenzaron a ser estudiados con mayor rigor científico”, precisó a El Comercio el doctor Jorge Heraud, director del Inras.

Así, se tiene información de que en días previos al gran terremoto y maremoto que destruyeron Lima y el Callao, la noche del 28 de octubre de 1746, se habían visto “grandes lenguas de fuego” en la isla San Lorenzo. “En la historia más reciente no tenemos informes de luminiscencia en el cielo, durante los terremotos de 1940, 1970 y 1974, por una simple razón: estos sismos sucedieron a plena luz del día, por lo cual serían imperceptibles a la vista”, explicó Heraud.

VIDEO HISTÓRICO
Mientras en el Inras acumulaban información y testimonios acerca de este proyecto de investigación, el intendente del campus de la PUCP, en San Miguel, les proporcionó un video crucial en el que no solo se había registrado el terremoto de manera ininterrumpida, sino además presentaba los momentos exactos en los que aparecían las luces en gran parte de la metrópoli.

“Debe ser el primer video en todo el mundo que haya registrado este fenómeno natural antes, durante y después del sismo. No conocemos la existencia de un material fílmico así. Y la información que proporciona resultó ser muy valiosa para nuestro trabajo”, destacó el científico Heraud.

Las imágenes registradas en el video de vigilancia del campus fueron estudiadas por el Inras. “Pudimos saber con mucha precisión cómo se dio este fenómeno. Realizamos un estudio morfológico de las luces y hasta cierto punto se hizo un estudio de los colores. Luego, mediante un software especial relacionamos las intensidades que tenían”.

“La gente vio las luces no solo en una zona de Lima, sino en varias. Incluso creían que muchas emergían del mismo mar, lo cual fue descartado en este estudio”, añadió el doctor Antonio Lira, coautor de este trabajo científico que recientemente fue publicado en la revista especializada “Natural Hazards and Earth System Sciences”.

“Lo que sucedió fue que las ondas sísmicas generadas a 150 km –en donde estuvo el epicentro del terremoto [frente a Chincha y Pisco]– llegaron a Lima y por algún mecanismo transfirieron esta energía a emanaciones de cargas eléctricas, las cuales salieron hacia el exterior, produciendo esta luminiscencia”, detalló.

Según Lira, este fenómeno sucedió en varios cerros de Lima, e incluso en algunos islotes cercanos a la isla San Lorenzo. Resta averiguar por qué solo ocurrió en determinados puntos.

Un instituto que investiga el Universo desde Lima
Desde inicios del 2010 en el Instituto de radioastronomía de la pontificia Universidad Católica del Perú se trabajan tres líneas de investigación.

La primera está relacionada con la radioastronomía, para lo cual se construye un radiotelescopio de 20 metros de diámetro con el auspicio de Southern perú y Aceros Arequipa. La segunda se centra en la construcción de un satélite pequeño. La tercera se denomina Perú Magneto, auspiciada por telefónica, que busca contribuir al conocimiento mundial sobre los efectos de fenómenos electromagnéticos que se producen antes, durante y después de un sismo. Aquí la relación entre empresa y universidad es una realidad posible de consolidarse.