Un marcapasos es un dispositivo que envía impulsos eléctricos al corazón para que mantenga su ritmo normal. Sin embargo, se sabe que quienes los usan deben tener ciertas precauciones al interactuar con algunos aparatos eléctricos.

Uno de ellos es el equipo de resonancia magnética (RM). “El peligro más grande de los marcapasos es causar un daño al paciente, porque las vibraciones y la intensidad de la resonancia en los aparatos tradicionales lo calentarían y quemarían el músculo cardíaco”, explicó a El Comercio el doctor Efraín González, director médico de Electrofisiología del Instituto Baptist Cardiac & Vascular de Miami. Si quieres saber más sobre este tema, sigue leyendo.


Si bien no todos los pacientes que usan un marcapasos necesariamente deben someterse a exámenes de RM, este estudio se convierte en una alternativa para detectar o descartar enfermedades sin poner en riesgo la integridad del paciente.

Por ello es que hace unos cuatro meses la empresa Medtronics lanzó al mercado mundial los marcapasos REVO, compatibles con las máquinas de RM. El Instituto Baptist Cardiac & Vascular de Miami es uno de los primeros centros del mundo que usa estos aparatos en sus pacientes.

CASOS EXTREMOS
“Hemos implantado estos dispositivos a unos 20 pacientes desde febrero. Por ejemplo, uno de ellos es una señora de edad avanzada que le hacen un seguimiento por aneurisma intracerebral rutinario con resonancias magnéticas semestrales para prevenir la hemorragia intracraneal grave.

Antes, su solución era o no ponerse el marcapaso o se arruinaba el seguimiento de su otra enfermedad. Ahora puede solucionar sus dos problemas”, indica González.

El especialista detalla que otro grupo objetivo de estos aparatos son las poblaciones jóvenes. “Gente que hoy tiene buena salud quizá necesite un marcapasos. Pero nunca se sabe qué otras complicaciones de salud tendrá en el futuro o qué necesidades radiológicas tendrá en el futuro, y con esto se dejan las puertas abiertas”, agrega.

Considera que estas nuevas características serán las básicas en el futuro.

LAS CIFRAS
5.000 dólares más cuesta este tipo de marcapasos compatibles, en relación a los tradicionales. El tiempo de vida útil del aparato es de entre 12 y 14 años.