A inicios de año informamos en estas páginas sobre un prototipo de bicicentrifugadora, construida por alumnos de la Universidad Norbert Wiener. Solo unos meses después, nuevos estudiantes prosiguieron con esa línea de investigación y trabajo, y acaban presentar –innovando el proyecto anterior– un bicimolino y una bicilicuadora. Si te interesa este tema, sigue leyendo esta interesante nota de Sandro Medina.


“Tras consultar algunos modelos centroamericanos, especialmente de Guatemala, decidimos innovar estos equipos que están pensados para poblaciones de escasos recursos y donde no tienen corriente eléctrica”, comentó a El Comercio Nicolás Vargas, ingeniero y asesor de investigación, durante la presentación de la Feria Tecnológica 2011 de esta universidad.

RECICLAJE
Ambas bicimáquinas tienen como base de construcción una bicicleta usada con sus pedales integrados a los respectivos dispositivos de molienda. “En el caso del bicimolino se le ha añadido doble cadena, lo que permite mayor eficiencia de transporte de energía. Fue diseñado ante la necesidad de producir molienda de café u otros cereales”, precisó el alumno Manuel Yangali.

Añadió que con la fuerza del pedal se llega a producir hasta un 50% más que con un molino manual convencional. “Tiene también un modulador de presión de granos, con el cual se puede determinar varios tipos de molienda”, comentó mientras pedaleaba su bicimáquina. Planean añadirle un tacómetro para conocer la medida exacta de velocidad.

Los materiales empleados para estas bicimáquinas son reciclados, lo que disminuye la inversión. “Para este bicilomolino, por ejemplo, es recomendable emplear una bicicleta para hombre, así como moler granos a partir de 200 kilogramos. Finalmente, este equipo nos costó 290 soles como promedio”, señaló, por su parte, Manuel Yangali.

Al igual que el anterior prototipo, esta máquina funciona con energía biomecánica y es ergonómica. “Tan solo con pedalear la bicicleta se va a generar energía, lo cual permite que las cuchillas del vaso de la licuadora, que han sido acondicionadas a este aparato, giren y seguidamente cumplan su función: licuar frutas o verduras”, explicó el alumno José Varillas.

“Este prototipo alcanza una velocidad de 1.200 revoluciones por minuto (RPM). Pero además de esta función cumple otra que permite que se ponga en marcha una motobomba, la cual puede absorber agua de profundidades de hasta cinco metros”, indicó Juan Carlos Atunca, quien forma parte de este equipo junto a Krizia Rivera, José Varillas y Yesica León.

Innovación a bajo costo
Funcionar como molino, como motobomba de agua y como generador de electricidad para encender un foco, todo con energía natural, son las tres características principales que tiene la bicilicuadora, cuyo costo de construcción costo bordea los S/.380.

Así como esta, otras máquinas forman parte de los proyectos e innovaciones que desarrolla el Círculo de Investigación de Tecnología y Manejo de Energía de la Universidad Norbert Wiener.

“Nuestras puertas están abiertas para todos aquellos interesados en apoyar estas iniciativas estudiantiles, pues son ellos quienes desean que todo este trabajo no quede aquí nomás. Piensan fabricarlo a mayor escala”, sostuvo el decano de la Facultad de Ingeniería, Emigdio Alfaro.