Por Alfredo Espinoza Flores, enviado especial a Miami. Ya no es necesario estar en una discoteca. Ya no es imprescindible tener a un disc jockey (DJ) al frente. La música que más le gusta, mezclada entre sus canciones preferidas, al volumen y en el momento que más le apetezca, estará en su auto. Es como ser un DJ a tiempo completo y por amor al arte. De eso se trata Mixtrax, la última tecnología presentada por Pioneer en esta ciudad. ¿Cómo funciona? Primero, es necesario descargar el software y crear una biblioteca musical con temas sacados de su iPhone, iPod o un USB; lo importante es la compatibilidad con iTunes. Luego, el programa hace lo suyo: hace fusiones utilizando transiciones y otros efectos, basado en una lista de reproducción que selecciona las canciones según el ritmo o género. Esto sucederá siempre, sin interrupciones e identificando los mejores momentos para realizar la mezcla.

Eso no es todo. La intensidad de los efectos y la duración de cada tema se puede graduar en tres estilos: Active, Standard y Simple. El ritmo de cada pieza es variable, con lo que manualmente el usuario puede lograr que una canción acelerada se mezcle con baladas o viceversa.
¿Cómo escuchar estas mezclas? A través de productos Pioneer, que pueden ser los de audio y video en automóviles, con pantalla LCD táctil; como también los Steez, que son equipos de audio especiales para el ‘street dance’ o baile callejero, el cual también fue lanzado durante la presentación. Además de ser compatible con iPhone, iPod y USB, reconoce archivos de distinta extensión.
Aunque por ahora solo ofrece la posibilidad de utilizar las aplicaciones de audio ya instaladas en el iPhone o el iPod en la pantalla del automóvil –incluso aquellas que requieren tener conectividad con Internet– Pioneer ya estudia acercarse más a los jóvenes con sistemas multimedia que permitan actualizar sus cuentas de redes sociales.
¿Se imagina leer sus ‘tweets’ o revisar los estados de sus contactos en Facebook en el tablero de su auto? Parece que ese tipo de ideas no están tan lejanas como podríamos suponer.