La línea holandesa Burg presentó recientemente su novedoso reloj celular, un reloj analógico de apariencia normal en cuyo interior se coloca un chip, por lo cual puede ser usado como un celular. Si quieres conocer más sobre este producto, sigue leyendo esta nota de Angela Tejeda Ghiggo.


Para hacer llamadas, tiene dos teclas para llamar y colgar ubicadas en su circunferencia exterior. En el mismo lugar hay además otras diez teclas donde el usuario puede almacenar los números de sus contactos más importantes, a los cuales podrá llamar marcando una sola tecla.

Al recibir una llamada, el altavoz indica el número de la persona que la realiza, mas no el nombre del contacto. Para poder conversar es necesario acercarse el reloj celular a la boca, de lo contrario, también se puede adquirir audífonos especialmente diseñados para este producto.

A parte del modelo analógico, a fines de junio se introducirá al mercado el nuevo modelo digital, que a diferencia del anterior tiene identificador de llamada, calculadora, alarma y con el cual se podrá enviar mensajes de texto.

En ambos casos, la batería dura hasta 70 horas y se carga conectándolo a una computadora mediante un USB. Por otro lado, el usuario tiene la opción de personalizar su celular con los diversos modelos de correas intercambiables que también vende Burg.