Mientras más estudiamos a los animales, los humanos nos vemos menos diferentes a ellos. Los babuinos pueden distinguir entre palabras reales y falsas. Los monos parecen ser capaces de multiplicar. Los simios pueden retrasar la gratificación instantánea durante más tiempo que un niño y pueden planificar el futuro. Son capaces también de hacer la guerra y la paz, mostrar empatía y compartir. “No es una cuestión de si piensan o no. Es cómo piensan”, dice el científico de la Universidad de Duke Brian Hare. Ahora los científicos se preguntan si los monos son capaces de pensar sobre lo que piensan otros simios. Las pruebas de que los animales son más inteligentes y más sociales de lo que pensábamos parecen aumentar cada año, sobre todo los primates. ¿Te atreves a demostrar si eres más inteligente que un chimpancé?

Compite en una prueba de memoria contra el chimpancé japonés Ayumu haciendo clic aquí.
Y a continuación mira la habilidad de este chimpancé para la sumas y las restas: