Se les conoce como los Anti-Nobel porque se otorgan a manera de sátira de los reputados Premios Nobel. No se trata de una burla sino de un estímulo a la investigación científica, pues estos galardones no solo hacen reír sino también pensar, aseguran sus organizadores. El galardón lleva como nombre Premio Ig Nobel y desde hace más de dos décadas lo entrega la revista humorística “Annals of Improbable Research” en la sede de la prestigiosa Universidad de Harvard. Este año un científico peruano recibió el premio por una curiosa investigación. Si quieres saber más sobre este tema, sigue leyendo esta interesante nota de Ronny Isla.

Su nombre es Tulio Guadalupe Estrada (29), quien hace siete años viajó a Holanda a estudiar Psicología de investigación en la Universidad Erasmus de Rotterdam. Tulio, quien hace un PhD en el prestigioso Instituto Alemán Max Planck, participó de una investigación acerca de cómo la postura de nuestro cuerpo influye en los cálculos que hacemos.

La investigación, dirigida por la psicóloga Anita Eerland, y en la que también colaboró el psicólogo Rolf Zwaan, constató que manipular en secreto la inclinación del cuerpo de una persona influye en las estimaciones que esta hace sobre cantidades, ya se trate de tamaños, números o porcentajes.

Dicho estudio fue divulgado en diversas publicaciones científicas internacionales y llamó la atención de la AIR que premió esta noche la investigación junto a otras nueve.