Por Miguel Ángel Cárdenas, enviado especial a México D.F. Para el 2013 la nueva línea de procesadores llegará reduciendo aún más el consumo de energía para inspirar diseños más innovadores de Ultrabook, convertibles y tabletas. La empresa calcula que la nueva reducción en el tamaño de los procesadores de la cuarta generación (con nombre código Haswell) sea en más de 20 veces en relación con la segunda generación, al mismo tiempo que ofrece un rendimiento y una capacidad de respuesta mucho más potente, la cual habilitará una nueva ola de diseños móviles; mientras proporciona mejoras al procesador, y en su desempeño de gráficos y multimedia, dando inicio a una era de innovación sin precedentes en la computación móvil.

Cuando la cuarta generación de la familia de procesadores Intel llegue a los Ultrabooks y a las demás PCs en el 2013, contarán con un soporte Intel HD Graphics, nuevas instrucciones para criptografía y desempeño más rápido, nuevas funcionalidades de seguridad basadas en hardware y procesadores de bajo consumo para permitir una mayor duración de la batería.

Para estimular aún más la innovación en el cómputo móvil, Intel anuncia que lanzará una nueva familia de procesadores de baja potencia basados en la micro arquitectura Haswell, que ampliará los planes de movilidad de la empresa, inicialmente operando con cerca de 10 watts, para tener Ultrabooks, tabletas y diseños convertibles más finos y ligeros con un mejor rendimiento y duración de batería.

Aquí en el Editor’s Day se anunció que su tecnología antirrobo fue creada para resolver uno de los grandes dilemas de la tecnología en la actualidad. Con los dispositivos tornándose cada vez más livianos y pequeños, aumenta también la posibilidad de robos y pérdida de equipos.

Es por esta razón que la seguridad se vuelve más importante para los consumidores que desean tranquilidad en lo que se refiere a la protección de sus datos y bienes personales. Las Ultrabook están equipadas con características de seguridad mejoradas, que permite al usuario deshabilitar automáticamente el sistema en casos de pérdidas o robos. Es una tecnología con modo reversible, ya que si el usuario llega a recuperar su dispositivo podrá habilitarla el sistema teniendo la certeza de que mantendrá toda la información intacta. Se destaca de otros recursos similares por estar integrado directamente en el hardware Intel, no dependiendo del sistema operativo para funcionar.

Por más que el disco duro sea reformateado o cambiado, la máquina continuará bloqueada, perdiendo completamente la utilidad para el ladrón. Si el usuario recupera su computadora, la reactivación es fácil y rápida, y no daña ninguno de los datos almacenados. Además, aunque el ladrón retire el disco duro o el SSD de la máquina robada y la instale en una nueva computadora, la información personal no podrá ser accedida, pues la solución prevé una criptografía de los datos seleccionados por el usuario.

Todos los dispositivos Ultrabook disponibles en América Latina ya pueden utilizar el beneficio de la tecnología Antirrobo mediante la subscripción de uno de los servicios que están siendo anunciados hoy. Además del servicio propio de Intel, Absolute, McAfee y Symantec también están lanzando sus propias ofertas de servicios antirrobo.