Existen oficios en los que se requiere libertad de movimiento, pero a la vez el uso de una computadora para verificar, introducir y gestionar datos. Quien haya soñado con tener una verdadera computadora “manos libres”, ya puede contar con ella. La estadounidense Motorola Solutions creó HC1 (Headset Computer), una computadora creada para que el usuario se la coloque en la cabeza -como si se tratara de un casco- e interactúe con ella gracias a la novedosa tecnología de reconocimiento de movimientos y voz.

HC1 Motorola Solution

Esta solución cae como anillo al dedo para las personas que realizan trabajos de campo como construcción, industria, minería, emergencias paramédicas y en el ambiente militar.

Los beneficios no tienen que ver solo con el aspecto de la seguridad, sino por cuestiones de eficiencia, pues la conectividad impactaría positivamente en su eficiencia laboral al contar con las manos libres.

“Se trata de un cambio de paradigma en lo que a soluciones de manos libres para comunicación móvil se refiere. El grupo de investigación de la empresa desarrolló este equipo para su uso en entornos agresivos y ubicaciones remotas.

Busca dar productividad a los trabajadores de campo y técnicos de empresas y organizaciones gubernamentales y de seguridad pública”, indicó a El Comercio René Gallardo, gerente de Motorola Solutions en Perú.

Ergonomía y autonomía

Su diseño es ergonómico. Consta de un armazón regulable para la cabeza que sirve para que sujete el “cerebro” del sistema: una especie de barra curva que se proyecta hacia el frente y que está unida a una pantalla de 800 × 600 píxeles de resolución.

Puede parecer una pantalla pequeña, pero su sistema ajustable de visualización macro ofrece un campo de visión de 15 pulgadas (38,10 cm). Además, tiene conectividad vía Blue- tooth y Wi Fi.

La HC1 está dotada de un sistema de reconocimiento de voz que capta hasta en un 99% las órdenes en seis idiomas, incluido el español.

Así, hablándole a la computadora, el usuario puede solicitar la revisión de sus correos electrónicos, abrir archivos, enviarlos, eliminarlos, etc.

Tiene también un accesorio para que el usuario pueda recibir indicaciones de sus superiores de manera remota. Se trata de una cámara de alta resolución que transmite fotos o videos desde el punto donde se encuentra el operario.

El HC1 no es un prototipo. Esta semana ganó el premio a Innovación 2013, otorgado por la Feria Internacional de Electrónica de Consumo (CES) y estará disponible desde el próximo mes a unos US$3.000.

Su precio es el doble del de una computadora convencional, pero Motorola Solutions no concibió este equipo para el mercado masivo.

SOLUCIÓN BASADA EN LA NUBE
La alternativa de Google
En abril de este año se conoció el novedoso Project Glass: unas gafas que prácticamente puedan hacer todo lo que ya permiten ciertos teléfonos inteligentes o smartphones y las tabletas.

El concepto –demostrado a través de un video en plus.google.com/ projectglass – es que una persona pueda recibir todo tipo de información: recordatorios de citas, datos del tiempo o del mejor recorrido, peticiones de chat, correos electrónicos, entre otros, pero en la parte alta de las gafas desarrolladas por el gigante de Internet.

Además, estos anteojos podrán tomar fotos y compartir la imagen que en ese momento ve el usuario con otras personas. Gracias a las tecnologías de reconocimiento de voz, también podrá enviar correos electrónicos, sin necesidad de un teclado.

Dos meses después, Google anunció que las gafas de su Project Glass serán vendidas a US$1.500 a los desarrolladores de software en Estados Unidos, desde inicios del 2013, con la finalidad de que se creen aplicaciones que aprovechen al máximo esa tecnología.

Sin embargo, la empresa estadounidense confía en que para el año 2014 estas gafas empiecen ser vendidas a los usuarios finales a un precio significativamente menor.