Por Ronny Isla Isuiza, enviado especial a Kunshan (China). Ser un ‘gamer’ destacado en un concurso de videojuegos realizado en Asia es el equivalente a ser una estrella de la farándula, y no exagero. Sino, que lo digan los principales miembros de la delegación China que participa en la final de los World Cyber Games 2012. Pero también hay demasiados estigmas sobre los jóvenes que se dedican profesionalmente a los videojuegos. Sobre eso nos habla David Rodríguez -árbitro español de StarCraft2- quien asegura que cada vez más gente entiende que las competencias se han profesionalizado.

Los chicos son abordados por decenas de fanáticos a la salida del hotel donde se hospedan, requeridos por sus simpatizantes cuando llegan a la sede de los encuentros y perseguidos bajo protección de seguridad si es que ganan un partido definitivo ante un rival extranjero.

Le pasó en el primer día del torneo al chino Xiang Hu (campeón nacional de Star Craft 2) y muy buenos ocurrió en la víspera a Xiao Feng Li tras derrotar al coreano Sung Sik Kim en Warcraft 3 (en un auditorio repleto de espectadores que vieron el juego en pantalla gigante), por citar solo dos ejemplos.

Han sido elevados a la categoría de ídolos en el planeta gamer, pues no solo han conseguido la admiración de los aficionados de los videojuegos, sino que además han monetizado su destreza en competencias que entregan decenas (a veces cientos) de miles de dólares en premios entre los mejores participantes.

¿‘FRIKIS’ Y VICIOSOS?
Esta es aún una realidad lejana para América Latina, una región que si bien se precia de tener algunos muy buenos representantes en videojuegos (también se les llama ciberdeportistas) también ostenta una corriente muy crítica contra los jóvenes que se dedican (o intentan hacerlo) a esta actividad de manera profesional.

David Rodríguez, árbitro español de Star Craft 2 en el WCG 2012, acepta con pesar que esta realidad se repite en Europa, peor mantiene la esperanza en que dicha estigmatización desaparecerá en algún momento pues hay evidencia de cada vez más la sociedad entiende y admite el apego de las personas a las computadoras.

“Ahora la gente se conecta a las redes sociales, Twitter, Facebook, y comprende ese enganche con la computadora. Ser un friki ya no es tan malo, de hecho ahora es bueno. Entonces la gente va a ir descubriendo poco a poco los videojuegos profesionales y los de competición con juegos muy casuales y cada vez más va a descubrir que es menos raro que existan jugadores profesionales”, apuntó.

Y para que no quede duda se su apreciación nos deja una cifra contundente: “Ahora mismo hay más de 32 millones del jugadores del videojuego League of Legends a nivel mundial (cifra del 2011) y eso es más que aficionados de paint ball o al vóley y hasta al baloncesto en algunos países. Tiene mucha afición y es esa afición la que convierte al juego en algo realmente importante”.

¿Tú que opinas?