Esta semana Juan Pablo Robles evaluó Assassin’s Creed 3, un serio candidato para ser considerado el mejor juego del año. ¿Tú ya lo jugaste? Si fue así, cuéntanos qué te pareció. Si aún no lo juegas, sigue leyendo esta breve reseña.


Una vez más, la empresa Ubisoft introdujo en el mercado uno de los juegos más esperados del año: Assassin’s Creed 3. En esta ocasión la historia del juego se desarrolla en los EE.UU. del siglo XVIII, en plena lucha por su independencia y peleas con los nativos. Dentro de esos conflictos y con su pueblo invadido aparece nuestro personaje principal, Mohawk Ratohnhaké:ton o Connor Kenway, medio nativo, medio inglés y que en su momento aprende sobre La Hermandad.

El juego no empieza con Connor como personaje principal, sino con un capitán inglés que los sorprenderá. Se trata de un gran tutorial de los controles y una excelente presentación de la historia general del juego. No es poco tiempo que uno controlará al capitán. Todo va según el estilo de juego clásico de la saga.

Al momento de controlar a Connor, todo cambia. Se muestra un estilo distinto de juego. El personaje prefiere elaborar sus ataques en los bosques, trepando por los árboles o escondido en la nieve. Usa trampas que muestran sus habilidades como nativo y asesino. Es el más ágil en comparación a los anteriores asesinos protagonistas.

Sus armas también son distintas. Ahora el jugador deberá acostumbrarse a usar tomahawks o hachas nativas. Sin dudas, se trata de un cambio que le gustará a todos los seguidores de la saga.

Aunque cuenta con arco y flechas, su mejor arma será el ‘rope dart’, una cuerda con gancho para elaborar trampas o atar a distancia a los enemigos. Connor posee además la habilidad de rastrear pistas en el escenario.

Calificación
Assassin’s Creed 3 es un excelente juego. Tiene un argumento sobresaliente y cuenta con una calidad gráfica tan impresionante que los ‘bugs’ o errores que trae causan molestia. Lo recomendamos y consideramos que es un serio competidor para convertirse en el mejor juego del año.