Por Sandro Medina Tovar. La ley que regula el repositorio nacional digital de ciencia, tecnología e innovación de acceso abierto fue aprobada por el Congreso de la República. Libio Huaroto Pajuelo es experto en este tema y explicó que se necesitaba una norma como esta, pues sus resultados se reflejarán en el proceso de difusión y visibilidad de nuestra producción académica y científica.

¿Qué avances hay con el repositorio digital?
Cerca de 30 instituciones peruanas tienen repositorios digitales. Estas han generado unos 28 mil contenidos digitales en acceso abierto y en texto completo (tesis, revistas, boletines, videos, etc.). Esto demuestra una actividad importante en el ámbito académico y compromiso institucional con el movimiento de repositorios digitales. La ley recientemente aprobada, así como la participación del Perú en el proyecto iberoamericano La Referencia están marcando cambios importantes en este tema.

¿Hacía falta tener una ley como esta para promover la digitalización del conocimiento?
Considero que sí, porque si sumamos lo hecho por algunas instituciones académicas y lo que esta ley promueve, veremos que el proceso de difusión y visibilidad de nuestra producción académica se incrementará considerablemente. Hoy en día es difícil acceder al texto completo y de manera libre a diferentes documentos. Una norma como esta obligará a las instituciones que forman el sistema nacional de ciencia y tecnología a implementar un repositorio digital y publicar su producción académica a través de este.

¿Cuáles son los mayores alcances que tiene esta ley?
La implementación de un repositorio digital peruano, por el que los usuarios podrán acceder de manera libre y en texto completo a la producción académica. También deberán implementarse sistemas de repositorios digitales en cada una de las instituciones para que esto sea posible.

¿Por qué las universidades, donde se produce mayor conocimiento, no participan activamente?
En los dos últimos años el crecimiento de los repositorios digitales se ha incrementado considerablemente. Existen en el Perú unas 30 instituciones académicas y de investigación que publican su producción a través de estos repositorios. El poco conocimiento de aspectos como las nuevas tecnologías, estándares para procesamiento digital, derechos de autor, leyes, factores económicos, entre otros, son algunas barreras por las que algunas universidades aún no participan en este movimiento.