Esta semana, Juan Pablo Robles evaluó Crysis 3. ¿Tú ya lo jugaste? Si fue así, cuéntanos qué te pareció. Si aún no lo juegas, no dejes de leer esta breve reseña.


En el 2007, la empresa Electronic Arts lanzó al mercado el juego de disparo en primera persona (FPS) Crysis. En este, un traje especial –el ‘nanosuit’– convierte al personaje principal en un superhombre. Seis años después se estrena la tercera parte.

La historia se desarrolla dos décadas luego de los sucesos de la anterior parte. Prophet se ha convertido en la única persona con el ‘nanosuit’. Su lado humano, como Laurence Barnes, ha desaparecido debido a la fusión y habilidades con las que cuenta gracias al traje.

Prophet descubrirá que la ciudad de Nueva York es ahora una selva, que está encerrada en un domo y que los Ceph (una raza de alienígenas) continúan al mando de la Tierra.

A partir de este momento, el jugador cuenta con la libertad de elegir cómo desarrollará las misiones. Es uno de los elementos claves de la saga.

Otro punto interesante es que, en cualquier momento, el jugador puede realizar diversas modificaciones a las armas que está usando. Así, puede elegir un silenciador, escoger entre usar distintas miras o decidir si dispara una ráfaga de balas o solo una por vez, para mejora la precisión.

Las ventajas del ‘nanosuit’ son las mejoras físicas que brindan a Prophet: desde saltos impresionantes, pasando por visión térmica para saber dónde están los enemigos, hasta la habilidad de hackear computadoras y así abrir puertas o desactivar minas. La lista de beneficios es bastante extensa, pero el más importante es poder volverse invisible. El arco y flecha componen una de las mejores armas del juego.
Además, el jugador podrá utilizar puntos para mejorar distintas habilidades, como alargar la vida del personaje o su rendimiento físico.

Crysis 3 llegó al mercado el pasado 19 de febrero para las consolas Xbox 360 (Microsoft), Play Station 3 (Sony) y para computadoras.

Calificación
Crysis 3 es un excelente juego, con una historia que impacta al jugador desde el principio hasta los créditos finales.

La libertad de acción en los escenarios es el elemento principal por el cual se ha convertido en uno de los juegos preferidos del año. Lo recomendamos.