Por Natalia Pérez Castellanos. Lexmark, compañía de amplio reconocimiento en el campo de la impresión láser, vio cumplido uno de sus objetivos cuando reportó, finalizado el 2012, haber superado a HP (líder mundial de equipos de impresión y multifuncionales) en Latinoamérica. En un desayuno de trabajo, Lexmark presentó su nueva línea de dispositivos de impresión que comercializará en el mercado local durante este año.

Con una considerable participación de medios especializados, los expositores del evento, Shano Castex (Gerente de Producto) y Enrique Pérez (Country Manager de Perú y Bolivia), subrayaron que Lexmark se enfoca al sector corporativo, al Open Market y al Gobierno en diferentes proporciones. Para ello pretenden vender sus máquinas, no solo de forma masiva, sino aportando el hardware, software y servicios adicionales que brinden soluciones efectivas a sus clientes.

Tras una breve introducción, acompañada por la posterior descripción de su portafolio de equipos, se tocaron varios de los puntos que muchas empresas consideran antes de incurrir en compras significativas. Uno de ellos, la conciencia de que el papel desperdiciado es uno de los mayores contaminantes del medio ambiente; para ello sugerían la función “modo ecológico” presente en todos sus modelos. Este mecanismo, como ellos explicaron, permitía desarrollar una prudente economía de papel y energía eléctrica.

Para aquellos grupos empresariales amigos de la naturaleza, la idea resulta bastante atractiva. Pero ante la duda que surge respecto a la calidad del color de las impresoras Lexmark, no bastó más que una prueba en vivo para corroborar la tecnología láser a color y monocromática de los productos estrella expuestos.

Debo confesar que de haber tenido en vitrina de demostración una multifuncional a color, posiblemente ya tendría en mis manos una pieza impresa fidedigna de alguna fotografía que fuese sometida a la función Color Care de este dispositivo. Pese a ello, me conformo con saber que las impresoras Lexmark pueden trabajar en colores calibrados y con una paleta cromática de la que sólo el ojo humano puede dar fe.