Según un informe de la consultora IDC, Windows Phone se ha convertido en la tercera plataforma móvil más importante, desplazando a Blackberry. Y en Latinoamérica, ha crecido de manera sostenida en los últimos meses. Ronald Armas, gerente Socio de Soluciones de Microsoft Perú, le contó a El Comercio que la principal labor ahora es reeducar al usuario y convencerlo de que la opción de Microsoft puede brindarle múltiples ventajas.

¿Cuánto les ha beneficiado tener a Nokia como socio en este renacimiento del sistema operativo Windows Phone?
Apuntamos en la misma dirección. Es un proceso que tomará tiempo en consolidarse, pero es una propuesta más moderna y actualizada. Nokia nos ha ayudado mucho con su retroalimentación y trayendo cosas de mucho valor, como su servicio de mapas, entre otros.

¿Cómo ha sido la aceptación de Windows Phone en el Perú?
Bastante buena, principalmente por la variedad de equipos disponibles. La masificación es gracias a los modelos de smartphones más básicos. El 505 y el 510 son los que más se venden. El nuestro sigue siendo un mercado muy sensible con el tema de los precios, pero, cuando el usuario nota que además hay un ecosistema interesante, se generan nuevas dinámicas. Así, luego de tener un equipo básico, el usuario busca migrar hacia modelos con mayores prestaciones debido a la buena experiencia.

Para muchos usuarios Microsoft tiene una mala imagen. ¿Cómo lidian con ello?
Tenemos que contar una nueva historia y es lo que hemos hecho. El lanzamiento de Windows 8 el año pasado fue fundamental, pues ofrece una experiencia muy similar a la de los dispositivos móviles. Eso refuerza la visión de que Windows Phone es una alternativa distinta que hay que probar. Además, estamos educando al usuario. Hemos lanzado campañas para que este pueda experimentar la interacción entre dispositivos [desde el más moderno al más básico] y sepa cómo sacarle provecho a este ecosistema unificado. Esa es la experiencia que hemos salido a contar.

Cada vez ustedes tienen más aplicaciones disponibles, pero no tantas como las otras plataformas. ¿A qué se debe eso?
Nosotros buscamos la calidad y la seguridad de las aplicaciones. Tenemos un proceso de certificación y validación de desarrolladores y productos antes de subirlos a la tienda. Una aplicación mal hecha puede causar un error en el teléfono y no es lo que queremos. Verificamos todo, hasta temas de privacidad. Eso nos asegura tranquilidad para nosotros y para los usuarios.