La finlandesa acaba de presentar en el Perú su más moderno Smartphone. Su cámara de 41 megapíxeles y sus interesantes aplicaciones son los más grandes atractivos. A continuación la versión extendida de la reseña publicada ayer domingo en el suplemento Portafolio Económico.

Hace unas semanas, un amigo argentino me mostró una linda cámara profesional Nikon que se había comprado. Estaba ilusionado y listo para empezar a usarla y experimentar. Sin embargo, unas horas después me dijo: “esta cámara está bárbara, pero dentro de poco las que vienen en los celulares serán tan eficientes que dejaremos de comprarnos estas”.

Esas palabras regresaron a mi cabeza la semana pasada cuando llegó a mis manos el nuevo Nokia Lumia 1020. Se trata del más reciente smartphone que la finlandesa ha lanzado en el Perú.

¿Su principal virtud? La cámara de 41 megapíxeles y una diversidad de funciones que hará que algunos entusiastas y aficionados a la fotografía no necesiten más una cámara digital.

DISEÑO
En este aspecto Nokia no cambia. Desde el lanzamiento de la línea Lumia, el diseño básico se ha mantenido como una constante: rectangular, con lados curvos, siempre con el aspecto de ser un artefacto de una sola pieza aunque no siempre lo eran, como en el caso del 820 que tiene la batería removible. En este caso, el Lumia 1020 me hace recordar al N9.

El equipo tiene las siguientes dimensiones: 130,4 mm x 71,4 mm x10,4 mm. Pesa 158 gramos.

El diseño es muy bien cuidado. Un ejemplo claro se encuentra en la parte superior del teléfono. En la zona central se encuentra la entrada para los auriculares (3,5 mm) y a sus lados, de manera equidistantes, dos orificios. Uno de ellos es para la salida de audio para las llamadas y el otro es para abrir el compartimiento en donde se coloca la tarjeta micro SIM.

En la parte posterior se nota la diferencia. Hay un círculo que aloja el mecanismo, al lente Carl Zeiss de la cámara de 41 megapíxeles y el flash LED que sobresale del equipo. El punto en contra es que esta protuberancia hace que el teléfono no esté firmemente apoyado sobre una superficie.

PANTALLA
Tiene una pantalla de vidrio esculpido de 4,5” Amoled WXGA (120×768) con cobertura Gorilla Glass. Trae las tecnologías Pure Motion HD y Clear Black (que muestra mejor los colores negros). En la visualización de imágenes fijas y en movimiento, e incluso bajo el Sol, la pantalla se comporta muy bien. Un detalle interesante es que la pantalla nunca se apaga. Cuando el teléfono queda inactivo, la pantalla muestra la hora aunque en un tono menos brillante que no molesta en la noche.

CONFIGURACIÓN
El Lumia 1020 usa el sistema operativo Windows Phone 8. En lo personal, no me incomoda. Me parece un sistema operativo muy eficiente y – creo no equivocarme- el único que trata de brindar la misma experiencia en sus interfaces sin importar el dispositivo que se esté usando (me refiero a que la sensación es la misma cuando se usa en un teléfono, en una tableta o en una computadora). El único punto en contra que sigue arrastrando es la poca cantidad de aplicaciones. Su situación no es la de Blackberry, pero se siente que las aplicaciones que están de moda o las más populares no necesariamente están en su tienda.

El equipo viene con 2 GB de memoria RAM y 32 GB de almacenamiento interno. No tiene ningún compartimiento para extender la capacidad de memoria de manera externa. Tiene un procesador de doble núcleo de 1,5 GHz Snapdragon de Qualcomm.

Este terminal es de una sola pieza y no tiene la batería removible. Esta es de 2.000 mAh y en uso solo como un smartphone cualquiera su desempeño es normal. Por el contrario, si se usa intensamente solo como cámara la batería sufre. Gracias a un accesorio permite la recarga de la batería por el sistema de inducción.

Ojo, este teléfono usa micro SIM e incluye una llave para abrir el espacio donde se debe colocar.

CÁMARA
Llegamos al punto neurálgico de esta reseña. Usa la tecnología Pure View que básicamente cuenta con sensores de imágenes de muy alta resolución, tiene procesadores de imágenes que permiten hacer llevar el zoom a otro nivel, y que además se complementa con un grupo de lentes de alta resolución Zeiss. ¿Y eso con qué se come? Bueno, tiene una mejor sensibilidad a la luz, puede tomar mejores fotos en ambientes oscuros sin necesidad de usar el flash y las fotos y videos que siempre queremos tomar de noche pueden salir mejor. Además, trae estabilizador de imagen óptico que ayuda a tener fotos menos movidas.

Su sensor es de 41 MP, pero gracias a su función Dual Capture toma fotos de 38 MP y hace una copia de 5 MP para compartirlas a través de la red móvil.

¿Pero para qué voy a tomar fotos tan grandes si no me dedico a hacer gigantografías ni nada parecido? Eso en Nokia lo saben, pero sus diversas funciones referidas a la calidad de la imagen, el tamaño y las tomas en paralelo permiten al usuario tener una calidad superior de acercamiento y así crear mejores imágenes.

Tiene varias aplicaciones para obtener enfoques, filtros, efectos diversos y más: Nokia Camera, Nokia Smart Cam, Nokia Panorama, Nokia Glam Me, Nokia Refocus y Nokia Cinemagraph. Cada una tiene funciones muy interesantes que hacen que tomar fotos sea divertido.

Aunque en cada función viene con las configuraciones determinadas de manera automática, es posible controlar de manualmente los valores de la cámara. De esa manera, es el usuario y no la cámara quien tiene el control de cómo será la imagen.

Eso sí, como se trata de imágenes muy pesadas (aunque se puede configurar para que salgan con otras dimensiones y otros pesos) el equipo se toma su tiempo para procesar las imágenes. En algunos casos es más de un segundo. Este aspecto podría convertirse en un inconveniente para algunos usuarios.

MIRA NUESTRA GALERÍA DE FOTOS

ACCESORIOS
Aunque parezca un color chillón, en lo personal la versión en amarillo me parece súperatractiva. Sin embargo, por el momento solo está disponible en el Perú en color negro. Durante la presentación no se dieron muchos detalles con respecto a los accesorios, pero además de las carcasas convencionales se sabe que existe la Nokia Camera Grip PD-95G. ¿Y para qué sirve? Es una carcasa que viene con mango ergonómico. De esta manera, el teléfono parece más una cámara fotográfica y permite un mejor agarre para lograr mejores tomas. Sin embargo, eso no es todo. Este accesorio trae una batería de larga duración para el teléfono. El equipo se recarga por inducción.

CONCLUSIÓN
El nuevo Nokia Lumia 1020 no es un smartphone con cámara. Es una cámara muy potente desde la cual se pueden hacer llamadas telefónicas y navegar por Internet a través de la red móvil.

Como smartphone es un equipo muy competente, con un sistema operativo al que el usuario puede acostumbrarse en un corto tiempo. Es distinto a los otros más populares, sí, pero también tiene algunos puntos a favor.

Como el mecanismo de la cámara necesita espacio, la parte posterior del equipo sobresale del cuerpo del teléfono. Ese es un punto en contra. No es un teléfono. Es una (muy buena) cámara con la que también se pueden hacer llamadas y conectarse a Internet.

DISPONIBLE. El Nokia Lumia 1020 está solo en Claro. Su precio va desde S/. 1.829 en planes pospago Smart Total T i 129, con contrato a 18 meses.