Repasemos: Gmail, Google Maps y Hangouts son de Google.  Facebook, Instagram y WhatsApp pertenecen a Facebook. Twitter va por su lado.

¿Qué significa eso? Que toda la información generada por tus comunicaciones por e-mail, por mensajería, tus fotografías, tus audios, por las rutas que tomas o que consultas y por la interacción en sus relaciones sociales virtuales, todo está en manos de dos grandes empresas.

Si soy bien pensado, confío en que tanto Facebook como Google manejan la información de manera anónima y que no la usan (sin mi autorización) para hacer negocios.  Sin embargo, me da un poco de temor saber que son esas empresas las que pueden, incluso, conocer todo de mí. Incluso más que yo mismo.

¿Qué se puede hacer ante ello? Es muy difícil saberlo, más ahora en que nuestra dependencia tecnológica es mayor.