Hace tres años me comuniqué por primera vez con Luis Felipe Delgado-Aparicio, un físico peruano que desde hace mucho tiempo radica en Estados Unidos. Seguramente te preguntas si es que es familia del recordado Luis Delgado-Aparicio, “Saravá”. Y sí, es su hijo.

Hace tres años lo entrevisté, luego de que se hizo público uno de los más IMPORTANTES resultados de la investigación que realiza con su colega David Gates: ambos aseguraban haber descubierto una posible solución al misterio que obstaculiza el desarrollo de la energía de fusión.

Hay varias cosas por comprender: la fusión es la unión de núcleos livianos, por ejemplo,  de hidrógeno, hasta que se convierten en helio a temperaturas de 150 millones de grados. Cuando el plasma está lo suficientemente caliente y denso se produce la fusión. Solo en ese contexto los núcleos atómicos contenidos en el gas pueden combinarse entre sí y liberar la energía.

Pero en ese momento se presentaba siempre un problema: aunque se use más temperatura para calentar el plasma, su densidad no cree. Esto se conoce como el límite de Greenwald.

La investigación de Gates y de Delgado-Aparicio apunta (desde el 2012) a que esto se debe a impurezas en los reactores durante el proceso, que finalmente son las que enfrían el plasma. Desde entonces han continuado sus investigaciones y ahora el Laboratorio de Física de Plasma de la Universidad de Princeton (PPPL) lo ha galardonado con una subvención de US$2,6 millones para continuar con esas investigaciones.

Si quieres conocer más en detalle de los resultados que obtuvieron en el 2012, puedes leer esta antigua entrada de este humilde blog

Y si quieres saber cómo así Luis Felipe se decidió a estudiar una carrera tan complicada como la física, pese que -según él mismo confesó- era muy malo en el colegio, no dejes de leer este perfil que también le hice en el 2012. 

Ahhh… y por si acaso, mañana voy a entrevistarlo. Si tienes alguna duda o pregunta, la puedes dejar por aquí.