Empecemos por los hechos. La OMS tiene las cosas muy claras con respecto a los celulares y su efecto sobre la salud: hasta ahora no hay confirmación –vía estudios científicos- que el uso del teléfono móvil tenga efectos perjudiciales para la salud. Sin embargo, hay quienes se aprovechan del miedo infundado en parte de la población para sacar provecho. Lo más lamentable es cuando se trata de instituciones que supuestamente buscan promover la salud.

En aras de ser transparente, debo decir que la OMS no dice que el uso de los celulares sea inocuo. Señala que la principal consecuencia es el calentamiento de tejidos, pero que no afecta al cerebro ni a otros órganos del cuerpo. Señala que la exposición a la radiofrecuencia, hasta la fecha, no ha demostrado afectar la actividad eléctrica cerebral, la función cognitiva, el sueño, el ritmo cardíaco, entre otros.

Y con respecto a si tiene vinculaciones con el cáncer, la OMS asegura que –hasta el momento- no se ha encontrado que el uso del teléfono aumente el riesgo. Y si bien no hay evidencia que lo vincule con algo perjudicial, se acepta que es una tecnología relativamente nueva, que recién se ha generalizado en uso hace poco más de 25 años, por lo que es necesario seguir investigando. Eso sí, se recomienda que, en la medida de lo posible, uses tu hands free si vas a tener una llamada de voz larga.

¿Y a qué viene toda esta larga introducción? A una lamentable nota de prensa (o gacetilla de prensa) que recibí esta mañana, que decía lo siguiente:

 

¡Alerta! El uso del Smartphone afectaría la fertilidad del hombre
En la actualidad, el uso del Smartphone en todo momento es normal. La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que el celular podría causar un tipo de tumor cerebral. Siendo así, que los especialistas en fertilidad descubrieron que el teléfono podría afectar el potencial reproductivo del hombre.

 

Como se darán cuenta, leyendo los párrafos con los que abro este post, la OMS en ningún momento dice lo que señala la nota de prensa. Pero eso no es todo. Ya en el cuerpo del documento, encuentro lo siguiente:

 

“Aunque la envergadura de la onda electromagnética del teléfono móvil es mucho menor que la de los rayos X, si exponemos nuestros órganos sexuales durante muchas horas a sus radiaciones estas podrían llegar a causarle daños a largo plazo. De momento, los estudios realizados no demuestran que ninguno de los sujetos haya padecido una esterilidad para siempre debido a los teléfonos móviles, pero si se han encontrado espermatozoides más lentos, los cuales tienen mucha más dificultad a la hora de fecundar un óvulo.Con esto, se llega a la conclusión de que los varones que guardan sus aparatos telefónicos en las bolsas de su pantalón o el cinturón, tienen una baja cantidad de espermatozoides. Por otro lado, éstos no son los únicos productos que puede dañar a los gametos, el calor emitido por las computadoras portátiles al mantenerlas sobre el regazo también causa la disminución de las células reproductivas…”

 

Sobre la exposición por muchas horas a las radiaciones, la OMS no menciona nada (debido a que son radiaciones no ionizantes, es decir, que no producen división de los enlaces químicos ni causan ionización del cuerpo humano). Pero lo que llama más la atención es cuando la nota acepta que los estudios no demuestran que cause esterilidad, pero aun así son capaces de llegar a una conclusión que, por supuesto, anime al interesado a preguntar por los servicios de esta institución.

Lo que me llama la atención es que toda esa información inexacta esté en una nota de prensa de un establecimiento de salud privado. ¿Es que a punta de miedo quieren ganar más clientes? ¿Es que consideran que es mejor contribuir a incrementar mitos infundados para tener un mayor beneficio?

Durante mucho tiempo he compartido en este espacio mi opinión con respecto al temor contra la tecnología celular, principalmente contra la instalación de antenas en las ciudades. Yo estoy de acuerdo que deben instalarse en las zonas adecuadas (no en cualquier lugar) y con los modelos que menor impacto tengan en lo urbanístico, sin perjudicar las necesidades tecnológicas para una buena conexión.

Porque ese es el tema: te quejas del mal servicio que te da tu operador, que el Internet se cae o que tu celular es malo. Pero probablemente, pase que estás en una zona con una conexión deficiente por falta de antenas. Y no se colocan antenas porque hay quienes aseguran que estás producen radiación perjudicial para el ser humano (cosa que no se ha podido comprobar hasta ahora). Y los alcaldes prefieren asegurar votos a facilitar la implementación tecnológica adecuada. No debemos seguir alimentando el miedo infundado.