elcomercio.pe

Casa y Más

Vida en el campo: placer y descanso

2 de 6

Para la cocina se fabricó un gran mueble anaranjado de aglomerado que oculta electrodomésticos, víveres e incluso el sector de lavado. La mesa blanca es de cuarzo con divisiones de almacenamiento en la parte baja. El piso de toda la casa y parte del revestimiento de las paredes es de bambú. La madera ha sido tratada con una silicona especial que debe aplicarse cada dos años. (Fotos: Jaime Gianella. Styling: Diana de Piérola)

Ubicada en Cieneguilla y rodeada de cerros, la Casa Campo Oeste es amigable con el espacio que la circunda. El equilibrio entre el paisaje, su forma lineal y los materiales usados en su construcción hacen evidente la preocupación personal de René Poggione y Susel Biondi, del estudio Poggione + Biondi Arquitectos por cuidar la relación entre la arquitectura y la naturaleza. Ambos aplican sus premisas de respeto por el medio ambiente en cada proyecto; pero en esta construcción su lenguaje arquitectónico es más claro. “Si tuviera que comparar la casa con una cosa, sería con una cámara fotográfica porque captura el entorno”, explica Poggione.

De lejos, la propiedad se ve como un rectángulo flotando sobre el jardín. Al recorrer el camino zigzagueante de la entrada, se descubre la intensión de la propuesta: el exterior se confunde con el interior gracias a las mamparas que recorren el frontis y que están protegidas por celosías corredizas de madera. La casa, de 350 metros cuadrados, se conecta gracias a los pasajes y entradas que sorprenden por sus ubicaciones y crean un juego de recorridos entre piezas de concreto, acero, madera y cristal en medio de más de 2.500 metros cuadrados de áreas verdes. El diseño del techo también obedece a la intención de los arquitectos de no interrumpir el panorama. Su forma de mariposa (de adentro hacia afuera, como alas abiertas) y su base de estructura de acero permiten que se observe, desde el interior, los cerros y el cielo.

Poggione explica que el diseño lineal de la casa y su recorrido en forma de “Z” responde, en primer lugar, a la estructura de los surcos agrícolas existentes, lo que permite generar vistas diferenciadasa para cada sector de la casa. En segundo lugar, a la decisión de generar una estructura metálica que permita a la casa abrirse, entreabirse o cerrarse, según las necesidades de los habitantes. En tercer lugar, al diseño de muros de concreto que hacen referencia a los tapiales de adobe (típicos de los valles costeños) que esconden muebles y crean divisiones sin necesidad de usar puertas.


Tags relacionados

Poggione

arquitectura

Biondi

Diseño