Estas escaleras naturales son un espacio social en la oficina

Paul Cocksedge diseñó este elemento tanto decorativo como funcional que busca ser visto como un área de relajación

Estas escaleras naturales son un espacio social en la oficina

Esta escalera caracol es más que una simple unión entre los pisos del edificio Apersand en Londres. (Foto: ampersandbuilding.com)

Estas escaleras naturales son un espacio social en la oficina

La idea es que la escalera funcione como un espacio público para los empleados de las oficinas. (Foto: ampersandbuilding.com)

Estas escaleras naturales son un espacio social en la oficina

Cada nivel tiene una función diferente. (Foto: ampersandbuilding.com)

Estas escaleras naturales son un espacio social en la oficina

Está hecha con madera de roble y acero. (Foto: ampersandbuilding.com)

Al diseñar el edificio de oficinas Apersand en Londres, se buscó darle un detalle único que lo distinguiera de las demás construcciones similares de la capital británica. Para lograrlo, recurrieron al estudio de Paul Cocksedge quien llegó a una solución tan elegante como funcional.

El equipo de trabajo diseñó unas escaleras caracol. Podrá sonar simple pero ellos le dieron un toque especial haciéndola no solo un elemento que permitiera el movimiento de los trabajadores a través de los pisos del edificio sino que se percibiera como un ambiente público de relajación e interacción.

Las escaleras tienen una altura de 12.5 metros pero se diferencian en que no cuentan con la columna interior de soporte. Eso ofrece un espacio libre que aprovechar creando cuatro plataformas que parecen extensiones de cada piso con funciones diferentes como librería, centro de reunión, bancas para consumir alimentos, etc.

Los materiales que se usaron fueron madera de roble blanco americano y acero. Para que la escalera no pasara desapercibida, se incorporaron plantas a las barandas las cuales tienen una función decorativa y también purifican el aire del edificio. Incluso los trabajadores pueden plantar sus propias flores.

“En cada nivel hay una oportunidad de detenerse y mirar, oler, leer, escribir, conversar, conocer gente, pensar y descansar. Si una escalera trata esencialmente sobre ir de A a B, ahora hay un mundo vivo y un espacio vibrante entre ambos puntos”, explica Cocksedge en su página 


Tags relacionados

Paul Cocksedge

Escaleras