Dormitorios: 4 estilos para convertirlo en un espacio único

Convierte este espacio en un refugio personal y auténtico con nuestras recomendaciones

Dormitorios: 4 estilos para convertirlo en un espacio único

(Foto: Casa Viva)

Keny Feijóo

1. ELEGANTE

 (Foto: Casa Viva)

Una opción para los amantes de un estilo glamoroso que no pierde vigencia, a pesar de las tendencias. El interiorista Bill Koch explica que un clásico-elegante se consigue con muebles de acabado brillante y elementos hechos con vidrio y acero. Las arañas de cristal tipo candelabro y los detalles en capitoné encajan con este concepto. Los colores ideales para lograr esta propuesta son los tonos tierra, el blanco, el negro, con algunos patrones geométricos en las alfombras, el papel tapiz o los cojines.

Objeto protagónico

 (Foto: Vitrina)

El arquitecto José Miguel Osorio, de Materia, añade que es importante utilizar una cabecera de gran tamaño, para que se aprecie como lo más imponente en el espacio. Puede estar trabajada con la técnica capitoné en tela o cuero.

En lugar de las arañas en el centro de la habitación, también puede disponer una lámpara colgante con detalles en acero cromado y tela. “Al ser un espacio clásico, no debe seguir las tendencias del momento ni tener varios acentos de color”, explica Osorio.

2. VINTAGE

 (Foto: HOME DIRECT 365)

Es un estilo que está en su mejor momento, sobre todo por la tendencia de la reutilización y el reciclaje de objetos. Lo resaltante al momento del vintage es el uso de piezas antiguas con un toque o acabado que las traiga a la modernidad. En ese caso, podemos usar muebles y objetos de madera con acabados brillantes, como poliuretano o duco. “No se trata de que el dormitorio luzca antiguo. Es posible crear una versión moderna del vintage”, explica el interiorista Bill Koch.

Piezas seleccionadas

 (Foto: El Portón Rojo)

Koch aconseja optar por muebles de distintas épocas. Por ejemplo, combinar un velador Luis XV con una cama de corte inglés. También puede usar una puerta antigua como cabecera y botellas de cristal como floreros. Armonice objetos en tonos claros y pasteles.

3. INDUSTRIAL

 (Foto: Bo Concept)

Se inspira en los lofts neoyorquinos y se caracteriza por el uso de los materiales de construcción como parte de la decoración. Es por eso que expone las paredes de ladrillo o de concreto caravista en su estado puro. También apuesta por los muebles y accesorios de hierro y la mezcla de colores grises y oscuros: “Utilice elementos rústicos y de fuerte impresión”, señala el arquitecto José Miguel Osorio

Con pequeños toques

 (Foto: Kare)

Una habitación fiel a la propuesta industrial puede resultar fría. Una alternativa es reemplazar un muro de ladrillo expuesto por uno recubierto con un vinil que posea la misma apariencia. También es posible combinar lámparas, mesas de noche o piezas decorativas de metal, pero con un estilo más contemporáneo.

4. NÓRDICO

(Foto: Getty Images)

Muebles de líneas simples, espacios limpios y de colores claros. El estilo nórdico o escandinavo se sirve de los materiales naturales, como la madera y el cuero. Los colores que predominan son el blanco, gris y beige claro.

Más a fondo

(Foto: Knoll)

Este estilo se caracteriza por su elegancia y simpleza, mediante el uso de muebles de patas finas y delgadas. Para lograr un dormitorio nórdico es necesario que las paredes y los pisos sean claros; también usar ropa de cama de color entero o con tramas que posean tonos neutros. Puede añadir elementos decorativos de colores fríos (gama de grises) o naturales. De preferencia de madera, cuero o fierro.

Por su origen, este tipo de decoración no apuesta por el exceso de adornos. Por eso, los elementos utilitarios deben ser objetos de diseño que ayuden a añadir estilo al ambiente.

 


Tags relacionados

dormitorios