Sarah Jessica Parker muestra su romántica casa neoyorquina

La actriz conversó con Vogue y mostró la intimidad de su hogar que comparte con su esposo Matthew Broderick y sus hijos

Sarah Jessica Parker muestra su romántica casa neoyorquina

Sarah Jessica Parker en su sala. (Foto: Captura de Youtube)

¿Por qué a Sarah Jessica Parker le gusta tanto vivir en Nueva York como a su personaje en Sex and the City? La protagonista de la exitosa serie se confesó con la revista Vogue en una corta entrevista en su hogar.

Hace 13 años, Parker vive en su hogar de West Village Brownstone en la ciudad que nunca duerme y confesó que no dejaría Nueva York, al menos voluntariamente. “Vivir en aquí es sinfónico, ajustado y real”, dijo.

Si bien solo mostró el primer piso de su casa de seis habitaciones, se nota que lo suyo no es el modernismo a la hora de decorar sino un estilo más bohemio y romántico.

El vestíbulo de la casa destaca por el contraste marrón y blanco de las puertas y las escaleras cubiertas con una alfombra de diseños geométricos. Una mesa blanca simple cierra la decoración con una lámpara muy elegante sobre ella.

En la sala, las estanterías blancas de madera resaltan sobre la pintura verde de las paredes. Al parecer, la actriz y su esposo son amantes de los libros y el deporte pues tienen una enciclopedia abierta sobre una elegante mesa de vidrio apoyada en pelotas de baseball.

El mueble central es un sofá también verde de terciopelo con acentos fucsias en los cojines. La diseñadora de zapatos confesó que su pieza favorita en la habitación eran unos globos terráqueos iluminados. La chimenea de la habitación está decorada con fotografías familiares.

Jessica invita a su entrevistador a otra habitación, que es la continuación de la sala con vista a la calle. El color de las paredes cambió a blanco para que las pinturas que están colgadas y apoyadas en ellas destaquen. Al lado las dos ventanas que dan mucha luz natural al espacio hay un sofá blanco de estilo vintage que acompaña un piano, una mesa de ping pong y una silla verde para darle el toque de color.