"Ave del terror" vivió en Sudamérica hace millones de años

Una recreación por computadora permitió a un grupo de científicos conocer más sobre el comportamiento de esta extraordinaria ave, cuyo pico era un arma letal

"Ave del terror" vivió en Sudamérica hace millones de años

Un equipo de científicos internacionales, entre ellos varios argentinos, reveló más información acerca de un ave depredadora que vivió en Sudamérica 50 millones de años luego de la extinción de los dinosaurios. Se conoce a este animal bajo el apelativo de “el ave del terror”.

La investigación fue publicada en la revista científica PLOS One, en la que se menciona que esta ave no podía volar, pero que era muy ágil y mataba a sus víctimas con su enorme pico, en muchos casos en un solo intento.

Al respecto, el profesor Steve Wroe, de la Universidad de Sidney (Australia), dijo a la BBC que estos animales “tenían el equipamiento perfecto. Esos enormes pájaros contaban con un enorme pico con ganchos. Hemos demostrado que tenía que utilizar sus picotazos con mucha precisión y cautela”.

EL ESLABÓN QUE FALTABA
Los científicos estudiaron el comportamiento de estas criaturas, conocidas como forusrácidos, examinando el esqueleto de una especie en particular, el Andalgalornis. Esto les ha permitido llenar el vacío que existía debido a que no existe en la Tierra ningún ave que se le parezca.

Se sabe que, con una altura que variaba entre uno y tres metros, al menos 18 especies en total evolucionaron de la criatura estudiada, y se extinguieron hace varios millones de años.

El Andalgalornis vivió en la parte noroeste de Argentina hace seis millones de años, tenía 1,4 metros y pesaba 40 kilos. Su cabeza medía 37 centímetros con un pico estrecho y armado por un gancho como el del halcón.

RECREACIÓN POR COMPUTADORA
La técnica empleada por los investigadores, llamada Método de los Elementos Finitos, consistió en una recreación por computadora por la que se sometió la cabeza de este animal a fuerzas de intensidad variada, para conocer como habrían sido los ataques.

El animal, según esta prueba, era capaz de acorralar y dar un golpe a su presa, tal como lo haría un boxeador, hacia distintos puntos rápidamente.

“Necesitamos averiguar el papel ecológico que estos animales sorprendentes jugaron, si realmente queremos comprender cómo el inusual ecosistema de Sudamérica evolucionó a lo largo de los pasados 60 millones de años”, dijo Federico Degrange, del Museo de La Plata /Conicet, en Argentina, a la BBC.