La ballena gris, el narval y la ballena jorobada son cetáceos en peligro

Biólogos expusieron en conferencia grave situación que atraviesan estos mamíferos producto de la caza indiscriminada

La ballena gris, el narval y la ballena jorobada son cetáceos en peligro

Diversas especies de cetáceos están en peligro debido a la reducción de su número, pero también por la recuperación de algunos grupos de mamíferos que alienta de nuevo la caza, señalaron a DPA biólogos que participan en la 64 Reunión Anual de la Comisión Ballenera Internacional (CBI).

EL NARVAL
La bióloga argentina Vanesa Tossenberger, de la Sociedad de Conservación de Delfines y Ballenas (WDCS, por su siglas en inglés), señaló que un ejemplo de cetáceos amenazados es el narval (Monodon monoceros), un odontoceto que habita los mares del Ártico y el norte del océano Atlántico.

En el marco de la conferencia, que se realiza en la capital panameña del 2 al 6 de julio, Tossenberger indicó que los machos de esa especie son cazados principalmente porque presentan un colmillo muy largo de unos dos metros de longitud, y que su carne es muchas veces desaprovechada por los cazadores.

El narval se distribuye en aguas de la región ártica del norte de Canadá, los mares del lado ruso del océano Ártico y en el Atlántico norte. Sus largos colmillos son comercializados como souvenir en Canadá u ornamentos en los mercados del mundo.

En 2008, la especie fue catalogada en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como especie casi amenazada, debido a la caza del pueblo inuit en Canadá y Groenlandia (Dinamarca). De hecho, en Groenlandia se vende ballena servida a la carta a turistas.

BALLENA GRIS
Tossenberger aclaró que otro mamífero bajo presión es la ballena gris (Eschrichtius robustus), un cetáceo misticeto de tamaño medio que habita la zona norte del Pacífico. Es una especie de hábitos costeros diezmada y está sometida a la contaminación por el vertido de compuestos organoclorados al mar.

“Lo lamentable sería que estas especies amenazadas tuviesen el mismo final que los delfines baiji (Lipotes vexillifer), de los ríos en China, que se extinguieron a causa de la contaminación y la caza descontrolada”, reseñó.

BALLENAS JOROBADAS, EN LA MIRA DE BALLENERAS
Por su parte, el biólogo marino Héctor Guzmán, del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI, por sus siglas en inglés), dijo que tras la moratoria de 1986, las ballenas jorobadas o “yubartas” en el Pacífico Oriental vuelven a estar en la mira de las flotas de las naciones balleneras.

“Su aparente abundancia hace que se les mire como objetivo”, advirtió Guzmán, quien participó en Panamá en un estudio de monitoreo de jorobadas con recomendaciones sobre dispositivos de separación de tráfico de barcos mercantes y de recreo, para evitar colisiones con los cetáceos.

Guzmán sostuvo que la recuperación de las jorobadas es “mínima” y espera que no vuelvan concederse cuotas de caza que contradicen las oportunidades económicas de poblaciones costeras beneficiadas con el avistamiento de mamíferos marinos.