Cazadores ilegales envenenan lagos para atrapar a sus presas

Se investiga qué tipo de veneno fue utilizado en Zimbabue. Población teme por una posible intoxicación

Los cazadores furtivos en Zimbabue están envenenando lagos y charcas como nuevo método para atrapar sus presas y evitar a los guardabosques sin levantar sospechas, advirtió hoy la Autoridad Gestora de Parques, Flora y Fauna (ZPWMA).

Al menos 21 animales incluidos nueve elefantes, cinco leones, dos búfalos y varios buitres han muerto este año tras beber agua contaminada en parques de Gonarezhou, Mana Pools, Zambezi, Charara y Matusadona.

Los científicos, de momento, están intentando averiguar qué veneno se ha utilizado para ese fin, mientras aumenta el temor a que los residentes de las zonas afectadas puedan sufrir intoxicaciones si usan esas fuentes de agua.

“Es la primera vez que tenemos casos de caza furtiva en los que se han usado productos químicos”, dijo la portavoz de la ZPWMA, Caroline Washaya-Moyo, citada por el periódico estatal “Sunday Mail”.

INCREMENTAN SEGURIDAD
Hace varios meses, no obstante, grupos ecologistas aseguraron que mineros chinos habían colocado pan envenenado en trampas para elefantes en el valle del río Zambezi, al oeste de Harare.

“Los cazadores furtivos están utilizando ahora diferentes métodos y técnicas que son discretos y no suscitan ninguna sospecha. Sólo no damos cuenta de esto cuando el daño está hecho”, agregó Washaya-Moyo.

Las autoridades han incrementado las patrullas en los parques, al tiempo que instan a los guardias forestales a portar su propia agua potable en cantimploras para evitar el peligro de beber agua contaminada.