China y Rusia firmaron acuerdo para proteger al tigre siberiano

Este tipo de felino es una de las diez especies más amenazadas del planeta. Se calcula que su población alcanza apenas los 500 ejemplares en todo el mundo

China y Rusia firmaron acuerdo para proteger al tigre siberiano

China y Rusia firmaron un acuerdo en el que formalmente se comprometen a trabajar juntos en la protección del tigre siberiano, informó la organización medioambiental Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en un comunicado.

El acuerdo, firmado por representantes forestales y de conservación de las provincias limítrofes de Jilin (China) y Primorsky (Rusia), apunta específicamente a la creación de un área protegida transfronteriza que permita la conservación del felino.

“Un área protegida transfronteriza puede proveer de un amplio y saludable hábitat para los tigres de Amur y otras especies en peligro”, dijo Yu Changchun, director del departamento de conservación forestal de la provincia de Jilin.

El acuerdo incluye el intercambio de información sobre el felino en las dos provincias, así como el establecimiento de un sistema único para el control y seguimiento del animal.

Además ambas partes prevén realizar inspecciones conjuntas de reconocimiento del área y desarrollar una campaña en la frontera ruso-china en contra de la caza furtiva de este animal.

Portavoces de la organización WWF en China expresaron su esperanza en que el acuerdo pueda extenderse a la vecina provincia de Heilongjiang, donde se encuentran la mayoría de tigres de esta especie en el gigante asiático.

La firma del acuerdo constituye un hito en la lucha de varias agencias conservacionistas que este año emprendieron una fuerte campaña por la conservación del felino, coincidiendo con el actual Año del Tigre en el calendario chino.

El tigre siberiano (Panthera tigris altaica) conocido también como tigre de Amur o de Ussuri, es la mayor de las cinco subespecies existentes, mide entre 1,4 y 2,8 metros de largo sin contar la cola, de hasta 95 centímetros, y pesa entre 180 y 360 kilogramos.

Este animal tiene su hábitat natural en el extremo oriental de Rusia, vecina a Heilongjiang y Jilin, y está incluido en la lista de las diez especies animales más amenazadas.

El tigre de Amur ocupa la cúspide en la pirámide de la vida salvaje en las zonas donde habita y para muchos expertos en conservación, el reducido número de ejemplares existentes (500) es un claro indicador de la mala situación de la fauna en el planeta.