La codicia por las aletas de tiburón extingue a dos especies en el Pacífico

Para 1910 la comercialización de aletas se hacía de forma industrial, y en 1950 se exportaban unos 3.500 kilogramos, sin el resto del cuerpo

La codicia por las aletas de tiburón extingue a dos especies en el Pacífico

La desaforada codicia por las aletas de tiburón que surgió a partir de mediados del siglo XIX ha extinguido dos especies de escualos que poblaban los arrecifes que abrazan Kiribati, una pequeña nación insular de la Melanesia, en el Océano Pacífico.

El tiburón oscuro o arenero (Carcharhinus obscurus) y el tiburón rabo manchado (Carcharhinus sorrah) comenzaron a desaparecer de las aguas de las Islas Gilbert hace más de cien años, dijo el ictiólogo Joshua Drew, de la Universidad de Columbia.

El experto apuntó que la extinción de ambas especies coincide con el periodo en que la práctica de cercenar las aletas de tiburones comenzó a hacerse popular.

DEMANDA
La demanda de estas extremidades proviene principalmente de los mercados asiáticos, donde la aleta de tiburón tiene para algunos propiedades afrodisíacas y es el ingrediente básico de una sopa considerada una delicia china.

Además, Drew y un grupo de colegas viajaron a Kiribati para investigar la fabricación de armas con dientes de escualos en el siglo XIX. El equipo identificó los dientes de ocho especies de tiburones en 122 armas y colecciones provenientes de las Gilbert, aunque predominaban los de “Carcharhinus obscurus” y “Carcharhinus sorrah”.

Los escualos son importantes en el ecosistema del Pacífico porque influyen en el sistema alimenticio de los arrecifes, así como en el comportamiento de las otras especies con las que comparten el hábitat.

Su desaparición no solo tiene un impacto biológico, sino también cultural en las poblaciones del Pacífico donde sus habitantes establecieron durante siglos fuertes vínculos con los tiburones que abundaban en sus costas.